España no espera alteraciones radiactivas significativas tras el accidente de Japón, según la red de vigilancia estatal

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El Gobierno ha señalado este jueves que no se esperan alteraciones significativas en las mediciones de radiactividad en Europa, considerando la distancia existente desde la central nuclear de Fukushima Daiichi, que el 11 de marzo sufrió un accidente nuclear a consecuencia del tsunami que siguió al terremoto de 9 grados de magnitud en la Escala Richter, aunque ha precisado que España cuenta con cerca de 1.000 puntos de medición de radiactividad.

Las redes de vigilancia radiológica medioambiental de España disponen de más de 950 puntos de medición radiológica ambiental distribuidos por todo el territorio y repartidos para medir los niveles de radiación en el aire, las cuencas fluviales, los puntos del litoral, los suelos y los productos alimentarios, según informa el Gobierno.

Así, el Ministerio de Presidencia ha explicado que la vigilancia en este sentido se compone de la Red de Vigilancia de Ámbito Nacional del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y de la Red de Alerta de Radioactividad (RAR) que depende de la dirección general de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior.

La primera de éstas se compone, a su vez, de otras dos redes de vigilancia. Una de ellas es la Red de Estaciones Automáticas (REA), que está integrada por 25 estaciones de medición automática que mide las tasas de dosis gamma, la concentración de radón, radioyodos y emisores alfa y beta en aire, así como variables meteorológicas tales como temperatura, precipitaciones, humedad relativa, presión atmosférica, dirección y velocidad del viento.

Estos datos son recogidos, gestionados y analizados por el Consejo de Seguridad Nuclear, donde también se reciben los datos procedentes de la red de Protección Civil.

La otra es la Red de Estaciones de Muestreo (REM), en la que la vigilancia se realiza con la toma de muestras (terrestres o acuáticas) y su posterior análisis radiológico, un proceso que realiza el CSN en colaboración con laboratorios e instituciones de investigación españolas.

La REM, a su vez, se compone de dos redes de mediciones radiológicas complementarias: la “red densa”, con numerosos puntos de tomas de muestras repartidos por toda España, y la “red espaciada”, que consiste en una selección de un número limitado de puntos de muestreo, donde se realizan medidas de muy alta sensibilidad y especialización.

Además, con estas dos redes se elaboran estudios e informes para dos programas: el de vigilancia de la atmósfera y el medio terrestre, que mide la radiactividad en suelos, aire, agua potable, leche y alimentos básicos; y el programa de vigilancia del medio acuático continental y costero, que vigila la calidad radiológica de las aguas de los ríos de distintas cuencas hidrográficas, así como el agua de mar en varios puntos del litoral.

En este contexto, el Ministerio de Presidencia señala que de acuerdo con los datos de la red de vigilancia radiológica evaluados por el CSN, hasta el momento los valores medidos de radiactividad “se mantienen dentro de la más estricta y no representan, en ningún caso, riesgo para la salud ni para el medioambiente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *