Las infecciones en las UCI españolas bajan un 18% en dos años

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

Las infecciones adquiridas en las unidades de cuidados intensivos (UCI) españolas se han reducido un 18 por ciento en dos años, gracias a al programa Bacteremia Zero instaurado para extremar la higiene y medidas de precaución en estas zonas donde los enfermos presentan menos defensas, reciben punciones, catéteres y drenajes y existe una flora de virus y bacterias que favorecen estas infecciones.

Así lo revela el informe Envin-Helics, elaborado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias sobre 151 UCI, de las cerca de 220 que existen en España, tras atender en total a 16.950 pacientes durante tres meses.

En declaraciones a Europa Press, uno de los autores del informe, el médico del Hospital del Mar de Barcelona Francisco Álvarez Lerma, ha explicado que las infecciones adquiridas en las UCI españolas se han reducido a 11,1 por cada 100 pacientes en 2010, respecto a las 13,5 de hace dos años.

La reducción de infecciones conlleva también una reducción de la mortalidad, pese a que la gravedad de las enfermedades de los pacientes es la misma, ha constatado Álvarez, que ha señalado que ha señalado que, si bien la mortalidad en 2009 era del 11,3 por ciento en 2010 bajó al 10,61 por ciento, lo que sobre 17.000 pacientes podría suponer evitar la muerte más de un centenar de enfermos.

La mayoría de infecciones en las UCI –el 41,78%– corresponden a neumonías asociadas a ventilación mecánica, que a su vez provocan un 30 por ciento de mortalidad a los pacientes.

La introducción de sondas y catéteres propician en un 24,92 por ciento de los casos infecciones urinarias, ha señalado el médico del Hospital del Mar, quien ha achacado estas complicaciones a la alteración de la inmunidad que sufren los pacientes en este área hospitalaria a consecuencia de los fármacos que reciben, el riesgo que supone la introducción de cuerpos extraños en el cuerpo y el «ecosistema de flora hospitalaria» que se genera.

Todo ello puede propiciar también una transmisión cruzada de las infecciones de los enfermos, vistos por multitud de médicos de especialidades distintas, y fruto de su débil estado.

Con todo, el programa Bacteremia Zero, auspiciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), recuerda la necesidad de limpieza de manos del médico en cada enfermo, mayores precauciones en la introducción de catéteres y propuesta de un desinfectante –clorhexedina– más potente para mejorar el manejo de estas infecciones oportunistas.

TIPOS DE PACIENTES

La mayoría de los pacientes –entre el 40% y el 45%– de las UCI presentan dolencias médicas relacionadas con cuadros infecciosos y neurológicos, entre un 15 y un 20 por ciento son enfermos quirúrgicos programados –que bajan a la UCI para ser más vigilados–, entre el 30 y el 35 por ciento son enfermos coronarios y entre el 9 y el 10 por ciento son pacientes traumatológicos.

La media de edad de los pacientes es de 62 años, con un 50 por ciento de los pacientes comprendidos en la franja entre los 40 y los 69 años, la mayoría de ingresados –un 65%– son hombres, y la tasa de supervivencia no presenta diferencias significativas por género.

El Estudio Nacional de Vigilancia de Infección nocosomial en Servicios de Medicina Intensiva se lleva a cabo desde 1994 con la participación del 80 por ciento de las UCI en su historia.

Éste confirma que las cifras de mortalidad e infecciones en España se encuentran en la media internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *