Investigadores del Hospital 12 de Octubre descubren células madre mesenquimales de la placenta humana

Estas células, aisladas por sus propiedades biológicas, «podrían servir en el futuro para el tratamiento de algunas enfermedades»

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Hospital 12 de Octubre de Madrid han descubierto por primera vez células madre mesenquimales de la placenta humana, que tienen un mayor grado de inmadurez y de proliferación que otras células mesenquimales adultas también obtenidas de la placenta.

El estudio ha sido realizado por un equipo liderado por la doctora Ana Isabel Flores, del Instituto de Investigación i+12, en colaboración con el jefe de Sección de Ginecología y Obstetricia, Jesús Grande; Ana Moreno, del Servicio de Genética, y Rafael Bornstein, del Servicio de Hematología del Hospital de Cruz Roja.

El logro de esta investigación, publicada en la edición electrónica de «American Journal of Obstetrics & Ginecology» y de la que ha informado el Gobierno regional, estriba en que las células, aisladas por sus propiedades biológicas, «podrían servir en el futuro para el tratamiento de algunas enfermedades».

El mesenquima es un tipo de tejido conectivo laxo, de consistencia viscosa, rico en colágeno y fibroblastos que da lugar, tras el desarrollo embrionario, a vasos sanguíneos y órganos cardiovasculares, músculo liso y sistema linfático, entre otros.

Según los resultados del estudio, estas células mesenquimales obtenidas de la placenta tienen un elevado potencial de diferenciación, «ya que son capaces de generar células maduras de las tres capas embrionarias y además son verdaderas células madre», según explican sus autores.

Además, están situadas en un punto intermedio entre las células madre embrionarias y las adultas, lo que les confiere una mayor capacidad proliferativa y de diferenciación que otras células mesenquimales derivadas por ejemplo de médula ósea o de otras partes de la placenta.

Otro aspecto fundamental es el origen materno de estas células, además de que sus propiedades inmunomoduladoras e immunosupresoras las hace muy atractivas, pudiendo ser utilizadas en el futuro por ejemplo para el tratamiento de algunas patologías, especialmente de todas las incluidas en la medicina regenerativa como las disfunciones del suelo pélvico en la parturienta o enfermedades autoinmunes diagnosticadas previamente en la madre, como la enfermedad de Crohn o Esclerosis Múltiple.

Aparentemente, según los investigadores, existen indicios que hacen pensar que la placenta puede jugar un papel en la remisión de esta última enfermedad en mujeres embarazadas.

OTRAS LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN

Tras el hallazgo, estos profesionales han comenzado a desarrollar otras líneas de investigación. Entre ellas figura un estudio sobre diferenciación hepática de estas células y otros sobre su uso como vehículos celulares para el tratamiento de determinados tipos de cánceres o enfermedades relacionadas con el pulmón.

Además, el grupo va a comenzar ensayos preclínicos en modelos animales para tratar de demostrar su efectividad en el tratamiento de lesiones desmielinizantes y otros trastornos de naturaleza autoinmune, así como en la reparación del suelo pélvico, como paso previo a ensayos clínicos en fase I.

Los integrantes de este equipo de investigación destacan que dado que el tejido placentario tiene disponibilidad ilimitada, no requiere ninguna técnica quirúrgica invasiva para su obtención y además se trata de un tejido considerado adulto, «su procesamiento para obtener células madre humanas no plantea riesgo para el donante ni por supuesto conflictos éticos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *