Las embarazadas que son fumadoras pasivas tienen un mayor riesgo de muertes fetales y defectos de nacimiento

Aumenta el riesgo de muertes fetales un 23% y un 13% del riesgo de que el niño nazca con defectos congénitos

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Las embarazadas que son fumadoras pasivas presentan un mayor riesgo de que sus hijos nazcan muertos o con defectos, según un estudio realizado por investigadores del Centro de Estudios del Control del Tabaco de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, que se publicará en la edición del mes de abril de «Pediatrics».

En concreto, estos autores descubrieron que el tabaquismo pasivo aumenta el riesgo de muertes fetales en un 23 por ciento y estaba vinculado también a un aumento del 13 por ciento del riesgo de que el niño nazca con defectos congénitos.

Estos descubrimientos subrayan la importancia de concienciar a los padres de la importancia de no fumar cerca de sus parejas embarazadas y alerta a las mujeres de los potenciales peligros del humo de segunda mano, tanto antes de la concepción como durante el embarazo.

Según Jo Leonardi-Bee, del Centro de Estudios del Control del Tabaco de esta universidad, «se sabía que las madres que fumaban durante el embarazo exponían a graves riesgos al bebé, entre los que se incluyen la mortalidad fetal, el bajo peso al nacer, el nacimiento prematuro y defectos congénitos, como la fisura palatina, el pie zambo y los problemas cardíacos».

«Dado que el tabaquismo pasivo implica la exposición a las mismas toxinas del tabaco que experimentan los fumadores activos, aunque a niveles más bajos, parece que, entrando en contacto con el humo de segunda mano, se incrementa el riesgo de padecer algunas de estas complicaciones», dice.

Este estudio es el primero en el mundo de este tipo que revisa los resultados de 19 investigaciones de todo el mundo –de Norteamérica, Sudamérica, Asia y Europa– sobre los efectos del tabaquismo pasivo sobre el embarazo y el primero en estimar el potencial incremento de sus riesgos en relación con los abortos, las muertes fetales y los defectos congénitos.

Los investigadores no encontraron un mayor riesgo de aborto o muerte fetal relacionado con el humo de segunda mano ni una asociación con toros defectos congénitos, el incremento general se observó sólo después de que los resultados de todos los estudios que se revisaron fueron estudiados en conjunto.

Según Leonardi-Bee, «lo que no se sabe aún es si éste es el efecto del humo del tabaco que las mujeres inhalan lo que incrementa estos riesgos o si es el efecto directo del humo del cigarrillo que inhala el padre fumador que afecta al desarrollo del esperma, o quizá ambos». Por ello, habrá que seguir investigando, aunque ya saben que el tabaquismo empeora la calidad del esperma, por lo que es muy importante que los hombres dejen de fumar antes de ir a buscar un bebé.

«Los riesgos –añade– están relacionados con la cantidad de cigarros que se fuman, los datos sugieren que la exposición a más de 10 cigarrillos al día es suficiente para aumentar los riesgos, por lo que es importante que los hombres dejen este hábito».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *