La nutria dobla presencia en los ríos andaluces

La actividad humana es el factor «más importante» en la reintroducción de la nutria, según estudio

SEVILLA, 7 (EUROPA PRESS)

La nutria (Lutra lutra) ha aumentado su presencia en los ríos de la comunidad andaluza, apareciendo en el doble de zonas que en 1985, en concreto en un 70 por ciento de las zonas analizadas, según la investigación coordinada por el investigador del Centro Tecnológico Forestal de Cataluña Miguel Clavero.

En este sentido, el biólogo, que en abril se incorpora a la Estación Biológica de Doñana, centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha explicado a Europa Press que la nutria se está recuperando en Andalucía «bastante bien», precisando que la distribución del animal, estudiada en diferentes muestreos realizados en 1985, 1995 y 2005, refleja como al principio se encontraba en zonas de Sierra Morena y las sierras Béticas y «poco a poco se ha ido expandiendo, siendo el doble de frecuente encontrar nutria en la comunidad».

Al hilo de esto, Clavero ha matizado que la expansión está reflejando los movimientos a zonas más bajas y con más presencia humana y de actividad agrícola. Los científicos que han desarrollado esta investigación han analizado 1.038 subcuencas, coordinados por la Sociedad Española para la Conservación y el Estudio de los Mamíferos (Secem).

Por otro lado, el investigador ha señalado que el objeto de la investigación es comprobar la presencia o no de nutria en Andalucía, subrayando que los resultados de la misma reflejan el aumento de la distribución del animal del 30 por ciento en 1985 al 70 por ciento en 2005, es decir, «hoy es el doble de frecuente encontrar nutria en los ríos andaluces que hace 20 años», añade.

Asimismo, ha afirmado que «la proporción de sitios que se visitaron y se encontraron es del 70 por ciento». En referencia a la distribución andaluza de la especie, en Almería «no se ha encontrado ejemplar en los muestreos, mientras en Huelva aparecen en toda la provincia».

Del mismo modo, en la provincia de Cádiz, según ha apuntado, está «muy representada». Por otro lado, precisa que en los años 80, tanto en Sevilla como en Córdoba, «sólo existían en las zonas de sierras, mientras actualmente el animal ha bajado al valle del Guadalquivir». Asimismo, en la provincia de Málaga se encuentra en zonas «que no son puramente de sierras».

Por otro lado, ha explicado que tras el estudio, intuye que «la nutria se extinguió en toda la península y en Andalucía por causa del uso de contaminantes», si bien, ahora la utilización de estos son «menos frecuentes, lo que facilita la expansión del animal».

En esta línea, ha indicado que «el animal se expande actualmente ocupando zonas más humanizadas, si bien tiene dificultades para habitar zonas urbanas y de intensa actividad agrícola», añadiendo que esto puede deberse a los niveles de contaminación o de «molestia humana».

Miguel Clavero ha expresado a Europa Press que la actividad humana es el factor «más importante» en la reintroducción de la nutria, pues ésta «no ocupa las zonas humanizadas e intensamente ocupadas, ya sean pueblos o lugares agrícolas».

Por otro lado, ha resaltado que el animal «va ocupando nuevas zonas a partir de los sitios que ya habita, esto es, siempre coloniza las zonas cercanas a las originales, no produciéndose expansión a gran escala».

«PROGRESO SÓLIDO Y LENTO»

Mientras en otros lugares donde la nutria desapareció como en Francia o en Cataluña, la reintroducción de realizado a una ritmo «brutal». No obstante, en Andalucía, según Clavero, «parece ser más lenta», provocado por el hecho de que «las mejores zonas para la nutria ya están ocupadas con anterioridad, es decir, en la actualidad se colonizan desde las zonas naturales hasta las zonas más urbanizadas, que no son los mejores sitios que los que ocupa ahora, produciendo un avance lento hasta hábitats subóptimos», precisa.

«Los sitios que quedan para expandirse son peores que en los que ya se encuentra, por lo que se da una resistencia a ir ocupando nuevos hábitats», concluye. Con respecto a la recuperación integral de la presencia de la nutria en Andalucía, Clavero ha afirmado que el proceso es «sólido», pero se desconoce la conclusión del mismo, pues, aunque desde 1985 ha aumentando su expansión en la comunidad y actualmente parece seguir, «no sabemos si habrá hábitats que no podrán colonizar por su contaminación o por presencia humana».

No obstante, cree que «podrán pasar barreras que hasta el momento no han hecho, llegando a las cuencas de Almería o las zonas costeras», reconociendo que es «difícil», al igual que la expansión a la Costa del Sol, apuntando al respecto que «cabe esperar que no lo se dé».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *