Expertos reconocen que es “difícil” distinguir entre asma y EPOC en pacientes fumadores

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Expertos alergólogos y neumólogos han reconocido este fin de semana, durante la celebración de las jornadas “Asma a debate 2011”, que es “difícil” distinguir entre asma y EPOC, especialmente entre fumadores, a la hora de realizar un diagnóstico correcto del paciente.

En este sentido, los asistentes a este encuentro, organizado por MSD con el aval científico de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), han destacado que, si bien existen muchas similitudes entre ambas enfermedades, pues ambas ocasionan una obstrucción en las vías respiratorias, “lo hacen a través de mecanismos diferentes”.

“Muchas veces los síntomas no son distinguibles y en ocasiones no está claro a qué enfermedad pertenecen”, afirma el director del Servicio de Neumología del Hospital Sant Pau (Barcelona), director del Programa de Investigación Integrada en Asma de SEPAR y uno de los dos coordinadores de las Jornadas, Vicente Plaza.

Según señala, las características clínicas compartidas por ambas enfermedades, se basan en la inflamación y la obstrucción de la vía aérea, esta última poco reversible y progresiva en la EPOC, mientras que en el asma es variable y reversible.

También la localización de la respuesta inflamatoria presenta diferencias pues en la EPOC se localiza en la vía aérea periférica y en el parénquima pulmonar, en contraste con el parénquima pulmonar y la afectación panfocal de la vía aérea en el asma. Además, los mediadores inflamatorios son diferentes en ambos trastornos.

A pesar de sus diferencias, entre un 17 y un 19 por ciento de los pacientes pueden tener cierto grado el solapamiento entre asma, enfisema y bronquitis crónica. “Cuando el paciente sufre ambas enfermedades a la vez, las consecuencias para la calidad de vida son nefastas”, explica Plaza.

INFLUENCIA DE LAS HORMONAS FEMENINAS EN EL ASMA

Por otra parte, en las jornadas se abordó también el tema de asma y mujer, en cuanto a la influencia de las hormonas sexuales femeninas en el asma y la rinitis. Así, los especialistas apuntaron que un tercio de las mujeres con asma que están embarazadas sufre un empeoramiento de su enfermedad respiratoria durante el período gestacional.

“Muchas de las exacerbaciones de asma de las embarazadas se deben al abandono del tratamiento”, subraya el jefe del Servicio de Alergia del Hospital Universitario La Paz (Madrid) y otro de los coordinadores del encuentro, Santiago Quirce.

Por ello, recomienda extremar la vigilancia, optimizar el control y continuar con el tratamiento de mantenimiento ya que, alerta, “las embarazadas asmáticas presentan una mayor incidencia de complicaciones, como hemorragias, eclampsia o nacimientos prematuros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *