Hasta un 5% de la población tiene problemas de olfato, causados por poliposis nasal

Alergólogos y otorrinolaringólogos lanza un documento de consenso para mejorar el pronóstico de estos pacientes

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Hasta el 5 por ciento de la población puede padecer poliposis nasal, una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a la mucosa nasal y los senos paranasales y conduce a la formación de pólipos, lo que causa obstrucción de las vías y, sobre todo, pérdida total o parcial del olfato.

Así lo aseguran la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) y la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL), que han lanzado el proyecto “Polina”, un documento de consenso con el que pretenden mejorar el diagnóstico y tratamiento de esta dolencia.

“Uno de los principales problemas es que está infradiagnosticado”, según asegura el doctor Antonio Valero, coordinador del Comité de Rinoconjuntivitis de SEAIC, hasta el punto de que la prevalencia oscila entre un 1 y 5,6 por ciento de la población dependiendo del criterio diagnóstico utilizado.

Esto favorece un inicio tardío del tratamiento, generalmente con corticoides, al tiempo que “afecta gravemente a la calidad de vida de estos pacientes”.

Secreción nasal, dolor facial y obstrucción nasal son algunos de los síntomas más frecuentes de la poliposis, aunque el más grave y característico es la pérdida de olfato ya que, como asegura este experto, esto acaba “derivando en una pérdida de sabor de los alimentos”.

Además, hay diferentes estudios que muestran que entre el 15 y el 30 por ciento de estos pacientes desarrollan intolerancia a antiinflamatorios no esteroideos, y hasta un 50 por ciento desarrollan asma.

Según añade el doctor Adolfo Sarandeses, presidente de la Comisión de Rinología y Alergia de SEORL, esto “agrava aun más su situación” y, por tanto, “hace más necesario un abordaje precoz” de la inflamación.

REDUCIR EL USO DE CIRUGÍA

El tratamiento de la enfermedad en sus fases iniciales, explica este experto, permitirá también “reducir el uso de cirugía” para extirpar los pólipos, tras la cual “se debe continuar el tratamiento con corticoides nasales a fin de evitar segundas intervenciones”.

Así, asegura el doctor Sarandeses, se conseguirán ahorrar parte del coste sanitario que conlleva la enfermedad.

Para todo ello, ambas instituciones reclaman el apoyo de los médicos de Atención Primaria ya que son ellos quienes deben conocer la patología y sus síntomas para así poder derivar a los pacientes a la consulta especializada para proceder a una endoscopia nasal, prueba diagnóstica de elección de esta patología.

El documento de SEAIC y SEORL contará con una amplia difusión ya que se repartirán más de 6.000 ejemplares a especialistas implicados en el tratamiento de esta patología, mientras que también se elaborará una guía de bolsillo para su distribución en Atención Primaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *