Desarrollan un nuevo sistema de «triage» en accidentes múltiples que reducirá la mortalidad entre un 5 y 10%

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

Un equipo de investigadores españoles ha desarrollado un nuevo modelo extrahospitalario de «triage» avanzado para situaciones con múltiples víctimas que permitirá realizar una mejor evaluación y clasificación de los afectados y, con ello, reducir la mortalidad entre un 5 y 10 por ciento.

Los sistemas de triage se ponen en marcha en situaciones de emergencia con más de diez víctimas en las que «los recursos son limitados», y «permite clasificar a los pacientes según su gravedad para establecer la prioridad que necesitan para ser atendidos».

En este caso, el modelo elaborado por el Consejo Español de Triage Prehospitalario y Hospitalario, un equipo de la Universidad de Oviedo y la Fundación Mapfre tiene como principal novedad que «está diseñado para ser puesto en práctica por médicos y enfermeros».

Así lo asegura Pedro Arcos, de la Unidad de Investigación en Emergencia y Desastre (UIED) de la Universidad de Oviedo, que ha participado este jueves en un encuentro internacional en Madrid en el que se ha presentado dicho modelo, conocido bajo las iniciales de META, y se ha realizado una comparativa con otros modelos utilizados en Europa.

«Los sistemas actuales se basaban en un modelo anglosajón, diseñado para ser llevados a cabo por personal de paraemergencia, con formación básica pero que no eran sanitarios», asegura Arcos en declaraciones a Europa Press.

Así, se usaban parámetros «más básicos», teniendo en cuenta si las víctimas podían caminar o estaban capacitados para recibir órdenes, lo que «no servía para distinguir con sensibilidad a aquellos pacientes que necesitaban una evacuación o una intervención quirúrgica priorizada».

«MÁS SENSIBILIDAD»

En cambio, el modelo META tiene «más sensibilidad» a la hora de clasificar a los pacientes, ya que incorpora unos parámetros que varían entre: anatómicos (si hay alguien que le falta un brazo), fisiológicos (la frecuencia cardiaca o la respiración) y lesionales (que tienen que ver con el tipo de lesión que padece el paciente).

De este modo, asegura Arcos, aunque los tiempos de evaluación de cada paciente serán similares (de menos de un minuto), «permitirá distinguir mejor la gravedad de los pacientes y su prioridad».

En ocasiones, reconoce este experto, se dan situaciones de infratriage o supratriage que con este modelo se reducirán entre un 5 y un 10 por ciento, al igual que la mortalidad de las víctimas, que disminuirá «en un porcentaje similar».

El siguiente paso, después de su desarrollo y presentación, es probar y medir de forma más rigurosa las características de funcionamiento del mismo, al tiempo que se pone en conocimiento del personal de emergencias para que lo pongan en práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *