Descubren una conexión entre una hormona de los huesos y la fertilidad masculina

)

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad de Columbia en Estados Unidos han descubierto una conexión inesperada entre una hormona producida en los huesos y la fertilidad masculina. El estudio, que se publica en la revista «Cell», muestra que la hormona del esqueleto conocida como osteocalcina fomenta la producción de testosterona para apoyar la supervivencia de las células germinales que se convierten en espermatozoides maduros.

Los descubrimientos en ratones proporcionan la primera evidencia de que el esqueleto controla la reproducción a través de la producción de hormonas. En los pasados 10 años, los científicos han descubierto que el esqueleto, más allá de un ensamblaje orgánico, es un órgano endocrino con vínculos con el metabolismo energético y la reproducción.

Trabajos anteriores sobre los vínculos entre esqueleto y reproducción se han centrado sobre todo en los órganos reproductivos como reguladores de la remodelación ósea, lo que hizo cuestionarse a los científicos sobre la posibilidad de una influencia análoga en el otro sentido. Dados los vínculos entre menopausia y osteoporosis, los científicos anticiparon el descubrimiento de una conexión de este tipo en las mujeres, pero esto no fue lo que hallaron.

«Descubrimos que los huesos sí que controlan la reproducción, pero sólo en los varones. Esto, obviamente, fue una sorpresa, pero fue lo que descubrimos», señala Gerard Karsenty, director del estudio.

La osteocalcina producida por las células que producen los huesos conocidas como osteoblastos induce la producción de testosterona por los testículos, pero no influye en la producción de estrógeno de los ovarios.

Los apareamientos entre ratones hembras normales y machos deficientes en osteocalcina produjeron camadas más pequeñas y menos frecuentes que los que se producían entre machos y hembras típicos. Los machos que carecían de un segundo gen que inhibe las funciones endocrinas de la osteocalcina muestran justo lo opuesto: mayores, aunque no mucho, y más frecuentes camadas.

Los investigadores mostraron además que la osteocalcina funciona a través de un receptor descubierto en las células Leydig productoras de testosterona en los testículos.

El receptor de osteocalcina recién descubierto se expresa en los testículos humanos pero no en los ovarios. También se ha mostrado que la osteocalcina influye en el metabolismo de la glucosa tanto en humanos como en ratones, lo que sugiere que actúa como una hormona en los humanos.

El descubrimiento podría conducir a respuestas sobre por qué algunos hombres sufren de infertilidad sin explicación. «La subfertilidad sin causa aparente es un trastorno bien conocido», señala Karsenty, que añade que ahora podrían comenzar a buscar evidencias de que las mutaciones en la osteocalcina o su receptor podrían ser las responsables de algunos de estos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *