OCU advierte de que el peligro de la contaminación del aire es «muy elevado» para los niños que son «los más afectados»

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Los niños están «entre los más afectados» y expuestos a los peligros por los niveles de contaminación «muy elevados», según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que ha medido la calidad del aire y los niveles de contaminación a las puertas de varios colegios, tras lo que concluye que el tráfico es el principal responsable de los «malos humos» que «amenazan la salud de los escolares españoles».

Así, la organización exige la «actuación firme desde todos los focos emisores» para luchar contra un problema que califica de «crónico y grave» y que, a su juicio, requiere de una «estrategia de cambios profundos e inmediatos».

Además, considera «especialmente urgente» atajar «cuanto antes» los problemas de movilidad en zonas de concentración de personas sensibles como en los colegios, donde cualquier día corriente y tanto en grandes urbes como en pequeñas los niños se exponen a concentraciones superiores a las recomendables para garantizar su salud.

En ese sentido, insiste en que el riesgo de padecer complicaciones de salud es «real» sobre todo para quienes padecen trastornos respiratorios, los alérgicos y los niños.

En las mediciones realizadas cerca de varios colegios, la OCU ha «comprobado» que «muchos niños» están expuestos a niveles de contaminación superiores a las recomendables y, por ende, que su salud está en juego.

RESULTADOS EN TRES CIUDADES

Concretamente, la organización ha medido la concentración de óxidos de nitrógeno (NOx), monóxido de carbono (CO) y partículas (PM10 y PM 2.5) en ambiente y en exposición personal (principales compuestos emisión trafico rodado) en ocho colegios: 4 de Madrid, 2 de Toledo y 2 de Valladolid. Se trataba de distintos tipos de colegio: urbanos, en las afueras, con o sin transporte escolar y con o sin aparcamiento.

Asimismo, señalan que las muestras ambientales se han recogido del 13 al 17 de diciembre de 2010 desde una furgoneta estacionada en la puerta de cada centro y también con una unidad móvil, que mide lo que el niño respira a la entrada del colegio. En esa semana, señalan que no había condiciones meteorológicas extremas, ni lluvia, ni anticiclón prolongado que bajara o aumentara la concentración excesivamente, ni entrada de aire africano.

De este modo, los resultados apuntan a que los niveles de partículas detectados superaban o estaban muy próximas al valor máximo promedio diario, definido en la legislación vigente.

Igualmente, la organización ha constatado que el nivel de partículas sube «muy marcadamente» en el momento de entrada y salida de los alumnos del centro y que después permanecen en suspensión en la atmósfera durante una hora después o decrecen muy despacio, lo que les lleva a concluir que, aunque no haya coches emitiendo, se mantiene el efecto.

En cuanto a los niveles de NOx y CO, subrayan que «están lejos» de los límites máximos de referencia y no sufren incrementos tan significativos durante los episodios de entrada-salida, al tiempo que los niveles previos de contaminación, conocida como contaminación de fondo, no presentan niveles excesivamente elevados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *