Andalucía pasa de 28 a 61 parejas de águila imperial

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

El Programa de Actuaciones para la Conservación del Águila Imperial Ibérica en Andalucía, desarrollado por la Consejería de Medio Ambiente desde 2001 con el apoyo financiero de la Unión Europea, ha conseguido duplicar desde su inicio la población de esta especie en la región, pasando de las 28 parejas de antaño a las 61 actuales, reduciendo la mortalidad de pollos en nido “a la cuarta parte de la esperada” y las muertes por electrocución en “un 80 por ciento”.

Según los datos del último censo nacional realizado en 2010, la población de la especie cuenta “tan sólo con 280 parejas”, distribuidas exclusivamente en el cuadrante suroccidental de la Península, en territorio español y portugués, de las que, según ha informado la Consejería de Medio Ambiente a Europa Press, 61 se encuentran en Andalucía repartidas entre Sierra Morena y Doñana.

Andalucía alberga la cuarta parte de la población de la especie, repartida en dos áreas, las marismas del Guadalquivir y Sierra Morena, dividida en dos núcleos, uno que comprende toda Sierra Morena jiennense y el Parque Natural de Cardeña y Montoro (Córdoba), y otro que comprende el Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos (Córdoba) y de la Sierra Norte de Sevilla, por lo que se puede concluir que el 48,3 por ciento aproximadamente de la especie se encuentra dentro de los espacios protegidos de Andalucía.

El águila imperial -aquila adalberti– es la rapaz más amenazada del continente europeo y una de las siete aves de presa más escasas del planeta, siendo la población mundial de poco más de 280 parejas localizadas en el cuadrante suroccidental de la Península Ibérica.

Las causas que han originado la grave situación que sufre esta especie han sido principalmente de origen antrópico, uso de cebos envenenados, electrocución en las líneas eléctricas, disparos, molestias durante la época de reproducción, y degradación y alteración de sus hábitats. A estas causas hay que añadir también la disminución generalizada de su principal especie presa, el conejo.

La Consejería de Medio Ambiente desarrolla un programa de actuaciones de conservación con el objetivo final de garantizar una protección adecuada y suficiente al águila imperial, para mantener una población sana y estable de la especie con garantías de viabilidad a largo plazo en Andalucía.

Por otro lado, ha incidido que entre las causas que motivaron la grave situación a la que llegó la especie, aparte de la persecución directa, está el uso de cebos envenenados, la electrocución en las líneas eléctricas a partir de los años 60 del siglo pasado, y la disminución generalizada de su principal especie presa, el conejo.

Asimismo, recuerda que la especie está catalogada de “peligro de extinción”, en el Catálogo Andaluz de especies amenazadas, y de “especie en peligro crítico de extinción”, en el Libro Rojo de los Vertebrados amenazados de Andalucía, según criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

“MEJOR DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA”

El último censo realizado en 2010 cifra el número de águila imperial en Andalucía en 61 parejas, “más del doble que al inicio del programa de conservación”. La tendencia en el periodo 2000-2009 ha sido creciente, pasando de 28 parejas en el 2001 a 48 en el 2004, 51 en el 2006, y finalmente 60 en 2009.

Por otro lado, el departamento que dirige José Juan Díaz Trillo ha señalado a Europa Press que un equipo de técnicos de la Consejería de Medio Ambiente trabajan a diario para reducir estas amenazas principales. “El aumento de las parejas, así como su mejor distribución geográfica demuestran que las acciones emprendidas van por el buen camino”, resalta.

De esta manera, ha destacado la labor realizada en la corrección de tendidos eléctricos peligrosos, primera causa de mortalidad de la especie con el 30 por ciento del total, la repoblación de especies presa como el conejo y la perdiz en los hábitat acondicionados para las águilas y la reducción el 50 por ciento de la mortandad por venenos.

No obstante, subraya que entre todas las actuaciones emprendidas en los últimos tiempos, el rescate de 15 pollos de águila imperial en situación de peligro es una de las más significativas de 2010. Tras su desarrollo y recuperación en el Centro de Cría en cautividad del águila imperial de San Jerónimo (Sevilla) de la Junta, doce se han liberado en Cádiz, y otro de ellos en Córdoba, en las proximidades del nido donde fue encontrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *