Los antecedentes de ictus en las madres aumentan el riesgo de ataque cardiaco en las hijas, según estudio

)

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Las mujeres cuyas madres tuvieron un ictus tienen un mayor riesgo de sufrir un ataque cardiaco, además de tener más probabilidades de tener ellas mismas un ictus, según un estudio de la Universidad de Oxford en Reino Unido que se publica en la revista “Circulation: Cardiovascular Genetics”.

En un estudio en el que participaron más de 2.200 pacientes, las mujeres con trastornos cardiacos eran más propensas a tener madres que habían sufrido un ictus.

Según explica Amitava Banerjee, directora del trabajo, “nuestro estudio apunta hacia la heredabilidad específica de sexo para la enfermedad vascular en diferentes ámbitos arteriales, coronario y cerebral”.

El Estudio Vascular de Oxford incluyó a pacientes que habían sufrido un ictus o un ataque isquémico transitorio (AIT) o habían sufrido un ataque cardiaco o angina de dolor torácico conocido como angina inestable. Es el primer estudio en el que los investigadores analizaron el vínculo entre el riesgo de ictus de un familiar y el riesgo de ataque cardiaco por sexo del paciente y sexo del familiar.

En un estudio previo del mismo grupo de investigadores, los resultados mostraron que las mujeres afrontan un mayor riesgo de ataque cardiaco antes de los 65 años si sus madres también tuvieron un ataque cardiaco a edad temprana. Otra investigación ha vinculado los antecedentes de ictus de la madre con el riesgo de ictus de las hijas.

Según señala Banerjee, conocer estos factores de riesgo específicos de sexo es importante porque las mujeres, a pesar de sus bajas posibilidades de sufrir un ataque cardiaco, son más propensas que los hombres a morir por esta causa.

El estudio también mostró que alrededor del 24 por ciento de los pacientes de ataque cardiaco y angina, y aproximadamente el mismo porcentaje de los de ictus, tenía al menos un familiar de primer grado que tenía antecedentes de ictus. Esto indica que los antecedentes de ictus en estos familiares, que incluyen hermanos y padres, es un importante factor de riesgo de la persona en relación al ataque cardiaco o angina y al ictus. Las pacientes mujeres que tuvieron ataques cardiacos o angina inestable, condiciones conocidas como síndromes coronarios agudos, eran más propensas a haber tenido algún familiar mujer, en vez de hombre, con antecedentes de ictus. Los pacientes hombre mostraban lo opuesto.

Los antecedentes de ictus paternos no ayudaban a predecir donde aparecería la enfermedad cardiaca de los pacientes en una angiografía coronaria o si la enfermedad estaba presente en múltiples vasos sanguíneos.

Esto sugiere que cualquiera que sea la influencia familiar ésta no afecta de forma directa a la anatomía cardiaca o dicta dónde se acumulan las placas en las arterias coronarias. En vez de esto, los antecedentes familiares podrían influir en una tendencia más general a la trombosis o la producción de coágulos.

Los descubrimientos no pueden atribuirse sólo a la genética dado que se comparten factores ambientales, como la riqueza o pobreza de los familiares. Sin embargo, los autores destacan el error común de que los antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular se infravaloren en el historial del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *