CITES espera ver este año los primeros frutos de los compromisos mundiales adoptados en 2010 para conservar los árboles

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna (CITES) espera que en 2011 se puedan ver los primeros resultados de los acuerdos adoptados en la reunión de las Partes de la Convención en Doha y en los esfuerzos de CITES en materia de cooperación para conservar los bosques del mundo y, especialmente, de aquellos que están en peligro, según ha señalado el secretario general de la convención CITES, John Scanlon.

Con motivo del inicio de acciones de CITES durante 2011 en el marco del Año Internacional de los Bosques, designado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), Scanlon ha indicado que la implantación de las actividades de CITES será presentada y analizada en el mes de abril en el Encuentro del Comité de las Plantas; en julio, en el Comité de los Animales, y en agosto, en el Comité de implantación, antes de su revisión definitiva en la próxima XVI Conferencia de las Partes que se celebrará en marzo de 2013.

Así, ha manifestado que a lo largo de 2011, el secretariado de CITES prestará “especial atención a los objetivos de el Año Internacional de los Bosques, y que se esforzará lo más posible en materia de gestión del beneficio de las especies de los bosques así como de las poblaciones que dependen de ellos”.

En este contexto, ha recordado que con el eslogan de este año, “Celebrar los bosques para la gente”, la Asamblea General de la ONU ha declarado su intención de realizar esfuerzos conjuntos que deberían centrarse en aumentar la preocupación a todos los niveles de estrechar y aumentar la gestión sostenible, la conservación y el desarrollo sostenible de todos los tipos de bosques, para el beneficio de la generaciones actuales y las venideras.

Para este objetivo, insiste en que se ha hecho un llamamiento a los gobiernos y a las organizaciones regionales e internacionales relevantes así como a los mayores grupos a que financien actividades relacionadas con el Año Internacional de los Bosques.

Además, ha destacado que, de acuerdo a la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), más de 4.000 millones de hectáreas, aproximadamente el 31 por ciento de la superficie de la Tierra, está cubierta por bosques, y el comercio de productos madereros y no madereros suponen miles de millones de euros cada año, así como multitud de productos para el mercado internacional en su conjunto.

Desde 1975, CITES ha proporcionado un marco de trabajo para establecer protección, dentro del comercio internacional, a las especies que lo necesitan y ha ayudado a asegurar que los productos obtenidos de estas especies tengan un origen legal y procedan de recursos sostenibles.

El número de especies de árboles protegidos por la Convención ha crecido en los últimos años. Esto se debe particularmente a que cada vez más especies han empezado a ser explotadas y llevadas a un punto cercano a la extinción comercial y además, porque la Convención CITES está incrementando sus capacidades para ser una herramienta efectiva para asegurar el uso sostenible de las especies de árboles comerciales.

Por otro lado, el secretario general de CITES ha precisado que cerca de 200 especies de árboles están incluidas en el Apéndice III de CITES, y el comercio de sus productos está sujeto a las regulaciones dirigidas a prohibir su utilización como algo incompatible con su supervivencia.

Mientras, unas 85 especies están incluidas en el Apéndice II y un número “creciente” de países están también replanteándose la inclusión de importantes especies de árboles nativos en el Apéndice III, por lo que la importación y exportación de/a otros Estados puede ayudarlas a asegurar que sólo los árboles talados de forma legal y sus respectivos productos derivados podrán encontrar un hueco en el mercado internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *