El Sarmiento de Gamboa realizará 139 inmersiones de la Roseta-CTD para estudiar el impacto del cambio global

CABO DE SAN VICENTE (PORTUGAL), 23 (de la enviada especial de Europa Press Eva Rodríguez)

El buque oceanográfico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Sarmiento de Gamboa realizará un total 139 inmersiones de la Roseta-CTD durante su travesía por el paralelo 24º Norte por el que viajará, entre el 27 de enero y 20 de marzo, desde Las Palmas de Gran Canaria a Santo Domingo, para estudiar, como parte del proyecto Malaspina, el impacto del cambio global y la biodiversidad en el océano.

Según ha explicado la Unidad Tecnológica Marina (UTM) del CSIC, la roseta está formada por 24 botellas, con capacidad de 12 litros cada una, y varios sensores que se introducen en el mar hasta una gran profundidad –durante este viaje llegará hasta los 6.000 metros–. Gracias a los sensores, los científicos pueden comprobar la temperatura, densidad, salinidad, fluorescencia y los nutrientes y el fitoplancton que hay en el agua y, posteriormente, con las botellas recogen 34 muestras diarias en las zonas que más les interesa estudiar.

En este sentido, el coordinador de la parte científica de la expedición, Eugenio Fraile, ha explicado que la temperatura y la salinidad determinan la densidad del agua y, gracias a esta última, se puede conocer la velocidad a la que el mar transporta los nutrientes. De esta manera se observan las corrientes marinas de la zona. También ha querido destacar la aportación que realizan los científicos del buque a la biología, y ha apuntado que durante la expedición se realizará un estudio de los microorganismos y el plancton que habita cada zona del océano.

Además de la roseta CTD, el Sarmiento de Gamboa cuenta con otros métodos de muestreo. Uno de ellos es conocido como «pesca vertical» y se realiza con una red que, en este viaje, se sumergirá dos veces hasta los 200 metros. El otro es una botella de 12 litros de capacidad (igual a las que porta la roseta) que se lanza de manera individual a unos 5 metros de profundidad.

En este sentido, Fraile ha señalado que el objetivo es determinar la variación espacio-temporal de las distintas propiedades oceánicas, como «el transporte de masa de calor a través de las corrientes marinas».

Los expertos han apuntado que el Atlántico presenta un comportamiento diferente al resto de los océanos. Éstos transportan el flujo de calor desde el ecuador hacia los polos, mientras que el Atlántico realiza el transporte hacia el norte en todas las latitudes. En el caso del Sarmiento de Gamboa, señalan que se ha elegido el paralelo 24º norte, porque es la sección mejor muestreada en todos los océanos y porque el flujo de calor que transporta el Atlántico hacia el norte es máximo. Los investigadores analizarán los datos obtenidos en la campaña de este año con los obtenidos en otras misiones desde 1957.

El Sarmiento de Gamboa lleva a bordo a 16 científicos del CSIC, junto a otros 16 miembros de la tripulación que participan en la expedición Malaspina durante los próximos tres meses, hasta alcanzar el puerto de Santo Domingo. Según ha informado el CSIC, es el primer buque oceanográfico español equipado con robots y vehículos submarinos de altas profundidades, dirigidos por control remoto.

La construcción del buque, que fue botado el 30 de enero de 2006, fue financiada por el CSIC, el Ministerio de Ciencia y la Xunta de Galicia, mientras que la UTM es la encargada del mantenimiento del equipamiento científico del buque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *