Desarrollarán una ortesis capaz de reducir los síntomas del temblor esencial en las manos

VALENCIA, 17 (EUROPA PRESS)

El Instituto de Biomecánica (IBV) y la empresa valenciana especializada en productos de ortopedia, EMO, participan este lunes en la reunión de lanzamiento del proyecto europeo TREM-END para el desarrollo de una ortesis capaz de mitigar el temblor en la muñeca de las personas con temblor esencial.

El temblor esencial es una enfermedad que se caracteriza por movimientos musculares involuntarios y repetitivos de una o más partes del cuerpo, de los que los más comunes afectan a manos y brazos. Generalmente asociado al envejecimiento, más del 65 por ciento de las personas que lo padecen tienen «serias dificultades» para realizar actividades de la vida diaria como sostener un vaso para beber, manejar los cubiertos para comer, vestirse o escribir.

Coordinado por la empresa valenciana EMO, el IBV realiza las tareas de coordinación técnica del proyecto TREM-END. El papel del IBV en esta iniciativa es el modelado biomecánico del temblor, el apoyo al diseño ortésico y la valoración de los productos que se desarrollan. Asimismo, como centro de referencia en el desarrollo de metodologías de diseño orientado por las personas, el IBV analizará las necesidades de los pacientes con temblor esencial para aplicarlas en el proceso de diseño.

«Si tenemos en cuenta que el objetivo final del proyecto es el desarrollo de una ortesis comercial, el diseño es muy importante para la aceptación de los usuarios que participarán y nos orientarán en aspectos que consideren determinantes a la hora de comprarla: como la estética, que se pueda disimular bajo la ropa, que sea fácil de colocar o que no pese», ha explicado el director de Rehabilitación y Autonomía Personal del IBV, Ignacio Bermejo.

El proyecto TREM-END es la continuación de una investigación iniciada en 2002 con el proyecto DRIFTS, «en un esfuerzo para que los resultados de aquella iniciativa se aproximen a un producto real en el mercado», ha señalado.

Asimismo, «TREM-END es complementario a otra línea en la que está trabajando en la actualidad el IBV con el proyecto TREMOR, en el sentido de que explora «otra alternativa distinta para suprimir el temblor de manos y brazos característicos de enfermedades como el parkinson y el temblor esencial», ha apuntado Ignacio Bermejo.

TREM-END es un proyecto de Investigación en Beneficio de las Pymes, de dos años de duración, cofinanciado por la Comisión Europea a través del VII Programa Marco. Junto a EMO y al Instituto de Biomecánica, en esta iniciativa también participan el centro tecnológico inglés ISRI, la Fundación Investigación Hospital General Universitario (FIHGU) y las pymes CULTRARO (Italia) y DAW (Francia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *