Desarrollan un nuevo sistema que aúna imágenes PET y de resonancia magnética

VALENCIA, 17 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) trabajan en el desarrollo de un nuevo «sistema híbrido» capaz de obtener imágenes dinámicas y simultáneas de la tomografía por emisión de positrones (PET) y de la resonancia magnética, para mejorar la detección de tumores y enfermedades neurodegenerativas.

La investigación, que se desarrollará durante los próximos tres años, se llevará a cabo en el nuevo Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (I3M) de Valencia, un centro mixto que reúne a científicos de las tres instituciones para «profundizar» en la investigación de nuevas técnicas de instrumentación científica de aplicaciones de la imagen en el ámbito biomédico.

En este sentido, uno de los directores del I3M, José Ricardo Benlloch, que ha presentado el proyecto junto al codirector Ricardo José Colom, el rector de la UPV, Juan Juliá, y el presidente del CSIC, Rafael Rodrigo, ha explicado que su intención es crear un «aparato híbrido de tomografía por emisión de positrones (PET) que sea compatible con resonancia magnética» y «dedicado exclusivamente a exploraciones neurológicas».

«La resonancia magnética funcional puede dar una idea del flujo sanguíneo, de zonas del cerebro que están siendo activadas cuando se realiza un tipo de actividad, mientras que el PET puede presentar información de donde acuden los neurotransmisores», de modo que «tener los dos tipos de información de forma simultánea y dinámica puede aportar una información que por ahora no poseemos y dar nuevas luces sobre el conocimiento de información cerebral», ha augurado.

Según Benlloch, este aparato, en cuyo desarrollo está interesada la General Electric, será «especialmente importante en enfermedades de tipo neurodegenerativo» y «útil en tumores cerebrales». Es una «investigación aplicada» a la sociedad, en este caso, al ámbito sanitario, una línea en la que el I3M quiere «profundizar», ha avanzado.

En este sentido, ha adelantado que este centro buscará crear de «de forma directa o indirecta» crear puestos de trabajo «que no dependan exclusivamente del CSIC, de la Universidad o del CIEMAC sino que tengan su vida propia». «Lo que queremos es realizar una gran labor de transferencia tecnológica a través creación de empresas o contratos con empresas», ha precisado.

«ALIANZAS ANORMALES»

Para el presidente del CSIC, este tipo de «alianzas» son su «fortaleza» para permitir que la ingeniería de instrumentación avanzada sea «transferida a la sociedad» y en este centro en concreto tiene puestas «esperanzas enormes» para abrir actividades relacionadas con las sociedad civil, que es «lo que más nos preocupa a los investigadores», ha confesado.

En esta línea, Rodrigo ha destacado que tanto la UPV como el CSIC son «dos de las instituciones españolas más implicadas en la transferencia de conocimientos y que más patentan» y «desgraciadamente para nuestro país, con mucha diferencia con muchas empresas», ha lamentado. «Es anormal lo que pasa en este país, que instituciones públicas están a la cabeza de este tipo de transferencia de conocimiento», algo que «en este país esto se hace y bien», ha sentenciado.

Así, el rector de la UPV ha confiado en que el I3M se convierta en un «referente» en tecnologías de la comunicación e información en el campo de la ingeniería biomédica.

MAMOGRAFÍAS SIN DOLOR

Benlloch ha aprovechado también para anunciar que está «a punto» de ser «validado clínicamente» y «aprobado para su venta» un nuevo mamógrafo desarrollado a través de un proyecto europeo por investigadores de la UPV y del CSIC que pertenecen al I3M, y cuya sensibilidad en la detección precoz de tumores irá «más allá del 99%».

Multinacionales como General Electric, Logic o Siemens están interesadas en comercializar este producto, que situará a la mujer boca abajo de modo que «el pecho queda colgando y no se comprime en absoluto, no se ejerce ninguna presión, sino que un anillo detector desde fuera observa lo que ocurre dentro», ha asegurado el científico.

Actualmente, la resonancia magnética dedicada a mama es muy sensible pero la especificidad es bastante baja, de forma que detecta muchos falsos tumores. Ahora, «con esta otra tecnología, prácticamente todos los tumores que se detecten son realmente tumores y no otras cosas», ha garantizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *