Cabárceno aisla a un tigre del resto de la manada, después de que en pocos días haya matado a dos hermanos suyos

Pretenden averiguar si las dos muertes son una casualidad o si el felino presenta algún trastorno físico o psíquico

SANTANDER, 10 (EUROPA PRESS)

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno ha decidido aislar a un tigre del resto de ejemplares de la manada que hay en este recinto cántabro, después de que el felino haya matado a dos hermanos suyos en pocos días.

El animal se encuentra en observación con el fin de poder analizar su comportamiento y establecer a qué se debe este carácter “violento”. Así, pretenden averiguar si las dos muertes –que se sucedieron entre finales de 2010 y principios de 2011– son fruto de la casualidad o si por el contrario el tigre presenta algún trastorno físico o psíquico.

Una vez averiguado el motivo de las dos agresiones, los responsables de Cabárceno decidirán qué hacer con el animal, si reintroducirlo con la manada, mantenerlo aislado o destinarlo a otro zoo.

En cualquier caso, se hará “lo mejor” para el animal, según ha asegurado a Europa Press Santiago Borragán, veterinario del Parque de Cabárceno.

En declaraciones a esta agencia, el experto ha reconocido que las muertes de los dos tigres han sido “muy seguidas”, lo que no es “nada normal”. Sí es habitual, ha precisado, peleas entre los felinos, que suelen saldarse con algún arañazo, mordisco o herida.

El tigre aislado forma parte de un grupo que lleva casi 12 años conviviendo en el recinto cántabro, en una superficie “amplia”, cercana a las 3 hectáreas, que permite a estos animales de carácter solitario crear su propio espacio y alejarse los unos de los otros.

Y es que, como ha señalado, la convivencia entre esta especie “no es fácil”, de ahí que las reacciones ante determinadas situaciones no sean algo “anormal”, sino “lógico”.

En cualquier caso, el veterinario ha indicado que lo importante ahora es que el tigre esté “tranquilo y relajado”, para estudiar por qué se ha producido “de repente” una reacción como esta.

De momento, el animal está “intranquilo”, “raro”, puesto que le han cambiado la rutina y, por ejemplo, ya no sale al exterior con el resto de tigres. Así que durante los primeros días que permanezca en observación no se va a tener en cuenta su reacción.

Después, los expertos tendrán que determinar si se trata de un “ataque de furia constante” o si el animal ya no está “agresivo”. En el caso de que padezca un trastorno físico o psíquico, habrá que tener en cuenta factores como la gravedad, curación, etcétera.

LA LEY DEL MÁS FUERTE

Por último, Borragán ha recordado que los animales, tanto dentro como fuera de Cabárceno, “se rigen por la ley del más fuerte”. Así, por ejemplo, si una hembra está en celo y hay dos machos, “lo lógico” es que se peleen por ella.

“En Cabárceno, las peleas están a la orden del día. Es como si estuvieran en libertad”, ha concluido el veterinario del recinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *