Identifican el cáncer de esófago a través de sensores de luz

MADRID, 05 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad Duke en Durham (Estados Unidos) han descubierto una nueva técnica de detección que, a través de una pequeña fuente de luz y de sensores en el extremo de un endoscopio, permite identificar, de forma más precisa, las células precancerosas en el revestimiento del esófago.

Con el uso de este aparato, los médicos obtienen una visión clara del esófago, generando explosiones cortas de luz en aquellos puntos concretos en los que se sospecha que pueden existir células cancerosas. Después, los sensores capturan y analizan los cambios que se dan de la capa de células conocida como el “epitelio”.

“Al interpretar la forma en que la luz se dispersa después de brillar en una localización en la superficie del tejido, podemos descubrir las señales de las células que están cambiando de su estado normal y saludable a un aspecto canceroso”, ha explicado el profesor de Ingeniería Biomédica, Neil Terry, responsable del dispositivo.

La técnica utilizada es capaz de separar los patrones únicos del núcleo de las otras partes de la célula y ofrecer representaciones de sus cambios de forma en tiempo real. “Este enfoque óptico nos permite abarcar más rincones de tejido en menos tiempo”, detalla el experto que asegura que esta tecnología mejorará la capacidad de detección y control de las células precancerosas.

“SUSTITUIRÁ A LAS BIOPSIAS FÍSICAS”

“Este técnica irá mejorando con el tiempo y tal vez un día será capaz de sustituir a las biopsias físicas que se usan actualmente”, predice. Según destaca, como en la mayoría de los cánceres, la identificación temprana de estas células precancerosas “es vital para asegurar la superviviencia de los pacientes”.

En su opinión, este nuevo sistema puede hacer que las biopsias sean más eficaces y específicas. “La detección temprana es crucial, dado que la tasa de curación de cáncer de esófago que se detecta a tiempo es bastante alta, mientras que la tasa de curación para la enfermedad avanzada es deprimente, con sólo un 15 por ciento de supervivencia de los pacientes”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *