La teleasistencia reduce el riesgo de acudir a los servicios de urgencias tras obtener el alta

SEVILLA, 30 (EUROPA PRESS)

Las personas que hacen uso de un programa de teleasistencia tras obtener un alta hospitalaria acuden menos a los servicios de urgencias, al tiempo que se mejora el impacto económico que supone hacer uso de estos servicios asistenciales, según revela un estudio elaborado en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada y presentado recientemente en unas jornadas de la Fundación Progreso y Salud.

El trabajo, al que ha tenido acceso Europa Press y que se presentó en formato póster, revela que los programas de teleasistencia han resultado ser eficaces para disminuir las visitas a urgencias, así como para detectar y resolver problemas al alta con un reducido impacto presupuestario.

De hecho, el objetivo de este estudio experimental se centró en determinar el efecto de un programa de teleasistencia realizado durante el mes siguiente al alta hospitalaria de una cirugía de traumatología, además de conocer su impacto presupuestario.

Para tal fin, un total de 604 pacientes participaron en dicho trabajo, unos constituyendo el grupo experimental, al que se le ofertó atención telefónica durante el mes y tras el alta; y otros el grupo control.

Al finalizar la investigación, se registró a los pacientes de ambos grupos si habían acudido a urgencias, al médico de cabecera o reingresado en el centro hospitalario, toda vez que se evaluó la comprensión de las indicaciones al alta y el resultado de un test de ansiedad.

Para evaluar el impacto presupuestario se enfrentaron los costes de las dos principales consecuencias derivadas del programa: el aumento de la actividad directamente relacionada con el programa, esto es, las llamadas telefónicas; y el número de visitas a urgencias, médico de familia o reingresos. Además, el estudio tomó el coste de atender una consulta telefónica, igual al de una consulta presencial sucesiva ante el traumatólogo.

RESULTADOS Y CONCLUSIONES

El 95 por ciento de las consultas se realizaron en los primeros 15 días, siendo casi la mitad de ellas por dudas en el régimen terapéutico. En el modelo en el que los pacientes no tenían asistencia telefónica, se detectó que el riesgo de acudir a los servicios de urgencias era 1,8 veces mayor que aquellos con asistencia telefónica, atendiendo a diversas variables como días de estancia hospitalaria, nivel de ansiedad y comprensión de las indicaciones al alta.

En cuanto al análisis de los costes, se puso de manifiesto la posibilidad de implantar el programa con un coste de 1,65 euros por paciente intervenido. No hubo diferencias entre ambos grupos para el resto de variables analizadas.

De esta forma, la investigación concluye que el programa “ha resultado ser eficaz para disminuir las visitas a urgencias y detectar y resolver problemas al alta, con un reducido impacto presupuestario en cualquiera de los escenarios planteados”.

Así, la teleasistencia ha resultado ser un servicio que mejora la calidad de la asistencia sanitaria, proporciona educación sanitaria, detecta complicaciones y refuerza la adherencia al tratamiento. Sin embargo, sus resultados y costes varían dependiendo de las circunstancias, de la metodología desarrollada y del tipo de proceso sobre el que se aplica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *