Recuerdan el accidente de BP y critican la «evidente falta de seguridad»

TARRAGONA, 23 (EUROPA PRESS)

Entidades ecologistas han lamentado este jueves el vertido originado en la plataforma petrolífera que Repsol opera frente al litoral de Tarragona, al tiempo que han reclamado que el incidente sirva para impedir la extracción de crudo que planea la compañía en dos nuevos pozos de la zona ubicados a unos 2.400 metros de profundidad.

En sendos comunicados, Greenpeace, Ecologistas en Acción y Oceana han reivindicando que el nuevo vertido sería «evitable» si se opta por fuentes de energía renovables que, a su juicio, han demostrado su eficacia y además entrañan menos riesgos.

Greenpeace ha solicitado la declaración de impacto ambiental negativa por parte del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) de las dos nuevas perforaciones que Repsol planea explotar a partir de 2014 en los denominados pozos Lubina y Montanazo.

A pesar de ello, el MARM ya estimó en su día que dicha prospección petrolera no requería dicha declaración. En los trabajos previos a la explotación ya se originaron dos vertidos en mayo y junio de 2009, que las entidades ecologistas han recordado para señalar que el incidente originado este miércoles es «una prueba más de que los accidentes de este tipo son evitables».

El fuerte viento de poniente lleva mar adentro la mancha de crudo que ocupa una superficie de 19 kilómetros cuadrados frente al Delta del Ebro, ha declarado a Europa Press la subdelegada del Gobierno en Tarragona, Teresa Pallarès, después de que ésta se situara a tan solo 13 millas.

Diversas embarcaciones de Salvamento Marítimo y la propia Repsol trabajan desde el miércoles en la dispersión del vertido, en unas tareas que está previsto que se prolonguen hasta el viernes como mínimo.

Los ecologistas han recordado el suceso de este verano provocado por BP en el Golfo de México, y han afirmado que el nuevo vertido afecta áreas de especial sensibilidad y riqueza biológica por su cercanía con espacios protegidos, zonas de pesca y áreas de importancia turística.

Repsol YPF ha atribuido el vertido al mal funcionamiento de las válvulas que regulan el bombeo de crudo desde su plataforma Casablanca hasta la refinería, y, a falta del informe definitivo, ha descartado una rotura abierta en el área de extracción de la plataforma.

Según han informado a Europa Press fuentes de la compañía, el incidente ha sido un «episodio puntual» que se ha generado «al mover el producto» de lugar, y han garantizado que la mancha no tiene «absolutamente nada que ver» con las manchas originadas en 2009.

La Fiscalía de Tarragona mantiene un procedimiento judicial abierto por este episodio en el que están imputados un técnico de Repsol y otro de una empresa subcontratada, además de la empresa norteamericana Pride –especializada en perforaciones y contratada por Repsol YPF–, que desmontó la plataforma de prospección y abandonó España tras depositar las correspondientes garantías económicas y jurídicas.

«Los nuevos pozos pendientes de entrar en producción permanecen sellados y ni siquiera están conectados con la plataforma, por lo que es evidente que no hay relación entre los vertidos», ha indicado Repsol YPF.

Según han informado a Europa Press fuentes judiciales, la Fiscalía de Tarragona ha abierto de oficio diligencias informativas sobre el vertido de la plataforma Casablanca este miércoles, a la espera de decidir si instruye un procedimiento sancionador por un presunto delito ecológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *