MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Royal Children”s Hospital de Melbourne, en Australia, aseguran que la medicina alternativa puede ser peligrosa e incluso dañina para los niños, sobre todo si sustituye a la medicina convencional, pese a que muchos padres consideran que puede tener menos efectos secundarios significativos.

Así lo aseguran en un artículo publicado en la versión “on line” de la revista “Archives of Disease in Childhood”, después de haber analizado los informes mensuales de efectos adversos de la Unidad Pediátrica de Vigilancia de Australia de 2001 a 2003.

Durante este período, se notificaron 46 casos de efectos adversos asociados al tratamiento con medicinas alternativas, incluyendo cuatro muertes, aunque sólo tenían el parte completo de 39 pacientes. Los motivos más frecuentes fueron la sustitución de medicina convencional por estos tratamientos, cambio de la dosis prescrita o la aplicación de restricciones dietéticas.

Así, en tres de cada cuatro casos (77%) de los eventos adversos se consideraron como probable o definitivamente relacionadas con este tipo de medicinas, y en casi la mitad (44%) el pediatra dijo que el niño estaba afectado por la falta de un tratamiento convencional.

Los informes incluyeron niños de todas las edades desde el nacimiento hasta la edad de 16 años, con enfermedades de distinta gravedad, aunque casi dos tercios (64%) fueron calificados como graves con peligro de muerte.

En cuanto a los efectos adversos notificados, variaban desde el estreñimiento, sangrado y dolor a reacciones alérgicas, úlceras en la boca, convulsiones, vómitos, retraso del crecimiento, infecciones, desnutrición y muerte, en cuatro casos.

Los fallecimientos estuvieron todos relacionados con la sustitución del tratamiento convencional por una terapia alternativa, incluyendo el caso de un niño de 8 meses de edad ingresado en el hospital con desnutrición y choque séptico después de seguir una dieta basada en leche de arroz a partir de los 3 meses para combatir el estreñimiento.

Asimismo, otra de las muertes se detectó en un niño de 10 meses que desarrolló un choque séptico tras ser tratado con homeopatía y una dieta restringida para el eczema crónico.

Dos de los eventos adversos se asociaron con sobredosis de medicamentos de medicina alternativa, algo que los autores achacan a que los padres suelen creer erróneamente que estos productos son naturales y, al mismo tiempo, inocuos.

Además, destacan que los padres los utilizan para tratar cualquier dolencia, desde el estreñimiento hasta una diabetes o una parálisis cerebral.

“Hay que hablar con un profesional sanitario antes de utilizar estos medicamentos o abandonar el tratamiento prescrito”, explican los autores, ya que “muchos de los efectos adversos asociados surgen de la creencia de que se puede usar sin el consejo médico”, añaden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *