MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Las inundaciones «catastróficas» que se han registrado durante los últimos días en Andalucía están relacionadas «directamente» a una ordenación del territorio «defectuosa», según el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG), que advierte de que las comunidades con mayor riesgo de inundaciones y deslizamientos son Andalucía, Valencia y Cataluña.

Así, el presidente del ICOG, Luis Suárez, ha insistido en que es «necesario cumplir la Ley estatal del Suelo, adaptando la ordenación urbana del territorio en función de los mapas de riesgos naturales».

Además, recuerda el deber de cumplir el artículo 15 del Texto Refundido de la Ley vigente del Suelo, elaborando mapas de riesgos naturales con carácter previo a los planes generales de urbanización de los municipios».

En este sentido, Suárez ha defendido la geología preventiva y las políticas municipales responsables para «evitar males mayores». «Si hay un deslizamiento de una ladera inestable o una zona de colapsos activa, no se puede asentar una población sobre ese terreno», ha apostillado.

Asimismo, el presidente de los geólogos recuerda la competencia de los ayuntamientos para elaborar los Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU) y añade que éstos «deben ser refrendados» por las distintas comunidades autónomas así como adaptar la ordenación urbanística a los mapas de riesgos naturales previos.

Igualmente, recuerda que la Ley del Suelo se promulgó en 2008 como consecuencia de las catástrofes naturales producidas en España, como la del «camping» de Biescas de 1996 donde murieron 87 personas. Esta norma obliga en actuaciones urbanísticas a realizar un informe de sostenibilidad del territorio para adaptar los usos urbanísticos del suelo a los mapas de riesgos naturales.

Respecto a las poblaciones ya asentadas en terrenos inundables, según Luis Suárez se puede adoptar una política de seguros que responda al riesgo real; aplicar una política de indemnizaciones por expropiaciones, e invertir en estructuras de control de inundaciones, como las presas de laminación de avenidas o las canalizaciones «aunque éstas sean muy costosas o provoquen impacto ambientales».

RIESGO POR ZONAS

Por otro lado, Suárez ha explicado que de acuerdo a un estudio del IGME sobre riesgos naturales para el periodo 1986-2016, las pérdidas potenciales por riesgos alcanzan los 29.500 millones de euros, de los que el 56 por ciento se deberían a inundaciones.

Por áreas geográficas, el estudio sitúa a Andalucía como la zona «más peligrosa» con un 22,5 por ciento de riesgo de inundaciones, seguida de la Comunidad Valenciana, con un 19,6 por ciento, y Cataluña, con un 18,6 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *