BARCELONA, 16 (EUROPA PRESS)

La calidad de los ríos catalanes ha mejorado en los últimos años en lo que se refiere al caudal, las características fisicoquímicas del agua y la vida animal y vegetal que albergan, si bien el mal estado o la ausencia de bosques de ribera a lo largo de sus cauces sigue siendo la gran asignatura pendiente.

Ésta es una de las principales conclusiones que se desprenden del informe anual del estado de salud de los ríos y torrentes de Cataluña, que elabora anualmente la Asociación Hábitats en base al trabajo de seguimiento que realizan decenas de grupos de voluntarios repartidos por todo el territorio, y que se ha presentado este jueves en Barcelona.

El informe de 2010, que recoge los datos de 243 muestreos realizados en once ríos catalanes –con mayor presencia del Besòs, Llobregat, Ebro y Ter–, señala que el 44% de los tramos analizados en primavera presentaba un «muy buen estado de salud», porcentaje que en el otoño se reducía hasta el 23%. Esto es así por porque el mayor caudal de los ríos en época de lluvia va relacionado con una mejor calidad de sus aguas.

Los análisis de los voluntarios, que utilizan una metodología diseñada junto a expertos de la Universitat de Barcelona (UB) y la Agencia Catalana del Agua (ACA), evidencia que los parámetros fisicoquímicos del agua –temperatura, nitratos, PH y oxígeno disuelto, entre otros– no presentaron valores fuera de lo normal, por lo que «no señalan problemáticas» graves.

Los datos de 2010 se hacen eco de un mayor régimen pluviométrico, en contraposición con la sequía de 2008, lo que repercute en un mejor diagnóstico de las masas fluviales. A pesar de ello, la Asociación Hábitats ha reconocido las mejoras llevadas a cabo por la Administración en los últimos años.

Entre ellas, los portavoces de la entidad Roger Gili y David Campos han destacado la construcción de nuevas depuradoras y los proyectos de naturalización de ríos, unas actuaciones de las que han hecho una valoración «positiva» porque reflejan una «tendencia ascendente» en cuanto a la calidad.

A pesar de ello, y bajo la premisa de que el 79% de los tramos estudiados presentan alteraciones de origen humano, han subrayado la necesidad de no abandonar a los ríos y seguir trabajando en su mejora «porque queda mucho por hacer».

En la misma línea, la entidad ha solicitado al próximo Gobierno de la Generalitat que «no vaya hacia atrás» el trabajo que se ha hecho en los últimos años, ya que aunque muchos tramos tienen poca capacidad de recuperación por el alto impacto humano, sí es posible conservar espacios de la presión urbanística.

FAUNA INVASORA

El informe indica también que el nivel de macroinvertebrados en 2010 presentaba una «calidad muy elevada en primavera», con registros mejores que en años anteriores, pese a que la menor cantidad de agua que hay en otoño supone también un empeoramiento en la presencia de vida.

A pesar de ello, los voluntarios del Proyecto Ríos han constatado un aumento de la fauna invasora, en detrimento de especies autóctonas, en especial de la presencia de especies de tortugas centroamericanas como la de Florida, y el visón y cangrejo de río americanos.

El Proyecto Ríos de la Asociación Hábitats trabaja también en la internacionalización de sus objetivos, mediante el trabajo en red con entidades de Galicia, Cantabria, la demarcación hidrográfica del Júcar, Madrid, el Bierzo y Portugal, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *