LA PAZ, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este lunes que solicitará a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la nulidad del texto de las conclusiones de la Cumbre sobre Cambio Climático de Cancún al considerar que “amenaza a la vida humana en el planeta” por no dar respuesta a los grandes problemas medioambientales.

En una rueda de prensa, Morales argumentó que los acuerdos alcanzados en la cumbre no aluden al principal problema al que se enfrenta el planeta –las emisiones de gases contaminantes–, sino que abarca otras cuestiones como el fomento de la energía limpia o la lucha contra la deforestación que, aunque también son importantes, a su parecer no serían tan urgentes.

Otro de los blancos de crítica del mandatario fue la creación del llamado Fondo Climático Verde para el año 2020, dotado con 100.000 millones de dólares (unos 75.500 millones de euros) que se destinarán a la protección de los bosques tropicales y al desarrollo de energías ecológicas. A juicio de Morales debe aclararse qué países financiarán esta medida y cuáles recibirán su ayuda.

“¿Quién pone los 100 millones de dólares hasta el 2020?, ¿De dónde vienen?, los países desarrollados industrializados tienen una deuda climática y ecológica, por lo tanto deberían pagar su deuda”, consideró el boliviano, al tiempo que se opuso a que sean el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional los organismos que gestionen este fondo.

“Sabemos su comportamiento en los últimos tiempos, siempre están sometiendo a los países en vías de desarrollo (…) siempre imponen desde afuera políticas de ajustes estructurales para dar créditos, piden la privatización de recursos naturales y servicios básicos y por eso no hay confianza”, indicó Morales.

Así, el dirigente aseveró que estas medidas no servirán para frenar el cambio climático sino que, por el contrario, dilatarán la respuesta de la comunidad internacional a este problema permitiendo que la temperatura global se incremente hasta cuatro grados en los próximos años, un aumento que se dejará notar, sobre todo, en los llamados países pobres.

“Con eso no se reduce la temperatura, jamás con plata vamos a reducir la temperatura. El costo del documento de Cancún será medible en vidas humanas, por eso Bolivia lo rechaza y lo rechazará siempre”, aseveró el líder indígena, al tiempo que instó a los pueblos del mundo a unirse al movimiento por los derechos de la Madre Tierra.

Además, se refirió también al modo en que se ha adoptado el texto, ya que debería haberse aprobado con el consenso de todos los asistentes y, sin embargo, ha conseguido salir adelante a pesar de la objeción al mismo de Bolivia, algo que según el documento de la Convención Marco contra el Cambio Climático de las Naciones Unidas “es inválido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *