Los profesionales advierten de que no deben considerarse como «curativos» y que sólo pueden prevenir determinadas patologías

MADRID, 02 (EUROPA PRESS)

El Instituto de Ciencias de la Alimentación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Tomás Pascual (ITP) han presentado este jueves en Madrid el libro «Alimentos saludables y de diseño específico», una recopilación de las ponencias del curso «Alimentación y Salud», celebrado en septiembre del pasado año en la Universidad Internacional de Andalucía.

Según ha explicado durante la presentación del libro –que estará disponible para su descarga en la web «www.institutotomaspascual.es»– el presidente del ITP, Ricardo Martí-Fluxá, «la oferta de nuevos productos alimenticios y la avalancha de información sobre sus propiedades es cada vez mayor, una situación que, además, implica que, en muchas ocasiones, la información pueda convertirse en publicidad engañosa».

En este sentido, Martí-Fluxá ha apuntado que «la innovación es un elemento imprescindible para la industria de la alimentación, que además tiene la responsabilidad de ofrecer alimentos seguros con nuevas formulaciones y nuevas bondades nutricionales que sean capaces de reducir los factores predisponentes a la obesidad, la dislipemia, la hipertensión arterial o la arterioesclerosis».

Por su parte, la coordinadora de este libro, la doctora Manuela Juárez, ha indicado que «a los alimentos de hoy en día ya no se les pide que aporten sólo un valor nutricional, se les pide además que aporten un beneficio para la salud y elementos preventivos frente a las enfermedades».

No obstante, Juárez ha subrayado que «una dieta variada y equilibrada es un requisito previo fundamental para mantener una buena salud, por lo que los alimentos funcionales sólo deben ser considerados como un complemento a esa dieta». «Estos productos no deben ser considerados como medicamentos ya que, aunque tienen una actividad biológica activa en el organismo, sólo pueden prevenir enfermedades, no curarlas», ha comentado.

UN REPASO A LOS ALIMENTOS FUNCIONALES MÁS DESARROLLADOS

Así, en «Alimentos saludables y de diseño específico» se incluye un «extenso» repaso a los alimentos funcionales más desarrollados, como son los antioxidantes, los probióticos y prebióticos (con beneficios para el sistema inmunológico), los péptidos (para la tensión arterial), los lípidos, los minerales (que previenen la osteoporosis), las vitaminas, las isoflavonas o los estenoles (indicados para mejorar el control del colesterol).

Respecto al futuro de estos alimentos, la doctora Juárez ha explicado que se están estudiando determinados componentes alimenticios que favorezcan la reducción de peso o que mejoren el rendimiento físico, aunque ha hecho hincapié en que las líneas de investigación se encaminarán al «diseño de alimentos individualizados adaptados a las necesidades nutricionales del genotipo de cada persona».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *