MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

Los proyectos domésticos podrían lograr que España llegara a reducir más de 10 millones de toneladas de CO2 anuales, según se desprende de un estudio realizado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad en el que se proponen una serie de medidas para cumplir con los objetivos del Protocolo de Kioto.

El documento, que lleva por título “Estudio para impulsar proyectos domésticos de reducción de emisiones de CO2 en España”, cuenta con el asesoramiento de KPMG, la colaboración de la Fundación Biodiversidad y el apoyo técnico de la Oficina de Estado de Cambio Climático.

En el informe se recuerda que, según el II Plan Nacional de Asignación 2008-2012, España necesita comprar créditos de carbono para cumplir con Kioto por valor de 290 millones de toneladas de CO2, de las cuales 160 corresponden a los sectores difusos.

Por este motivo, se apuesta por el sistema de proyectos domésticos, un mecanismo para la expedición de derechos de emisión o créditos en relación con proyectos ubicados en España para reducir emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de actividades que no están sujetas al régimen de comercio de derechos de emisión.

En el documento también se aboga por incentivar el desarrollo de proyectos de reducción de las emisiones de gases GEI en sectores difusos, responsables de más del 55 por ciento de las emisiones en España. Según los autores del estudio, los sectores “con más potencial” para desarrollar este tipo de proyectos son los de rehabilitación y eficiencia energética en edificios, residuos, transporte y agricultura dada “su mayor generación de empleo y su contribución al crecimiento del PIB”.

En el estudio también se analizan cómo diferentes países “han diseñado con éxito” nuevos mecanismos donde las reducciones de emisiones permiten optar a los diferentes incentivos públicos que se establecen en materia de eficiencia.

Así, se destaca el caso “pionero” de Portugal, donde se ha establecido un sistema con el que el Gobierno incentiva el mecanismo doméstico mediante la compra de derechos de emisión. En Reino Unido, destaca el carbon Reduction Commitment (CRC), un sistema obligatorio que tiene como objetivo limitar las emisiones de sectores no intensivos en consumo energético.

La presentación del informe ha contado con la presencia del socio responsable de Cambio Climático y Sostenibilidad de KPMG en España, José Luis Blasco, que ha señalado que “las oportunidades identificadas en diferentes sectores muestran cómo en España estos instrumentos pueden ser de gran utilidad para la empresa y también para los compromisos de reducción”.

Según Blasco, “no se trata de gastar más, sino de gastar más inteligentemente”. Por su parte, la secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Teresa Ribera, ha indicado que el estudio “llega en el momento oportuno” ya que, a su juicio, “el Gobierno ha sentado las bases para impulsar la acción de este tipo de proyectos”.

Ribera también ha resaltado “la importancia” de que desde el sector privado se aporten ideas concretas “a un proceso complejo y de largo recorrido”. “En este proceso de cambio hacia un nuevo modelo de desarrollo, un modelo bajo en carbono y que asegure la sostenibilidad del planeta, todos los frentes de actuación juegan un papel esencial para lograr un paquete de medidas que permitan reducir las emisiones de GEI”, ha subrayado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *