SEVILLA, 28 (EUROPA PRESS)

El 42,6 por ciento de los profesionales enfermeros no comunica a los pacientes terminales, al menos a priori, cual es su diagnóstico, según revela un sondeo realizado en la Facultad de Ciencias de la Salud de Granada entre 68 enfermeros y 39 estudiantes de esta especialidad, presentado recientemente en unas jornadas de la Fundación Progreso y Salud.

Según este trabajo, al que ha tenido acceso Europa Press, en el 77,9 por ciento de los profesionales encuestados se admite que «casi siempre» se informa primero a la familia, un hecho que ya en la introducción de este trabajo se admite que puede deberse a que la comunicación del diagnóstico al paciente terminal «genera controversia entre los propios profesionales sanitarios».

En concreto, el estudio, denominado «La comunicación del diagnóstico al paciente terminal: un tema controvertido», administró un cuestionario ad hoc a 107 profesionales (68 enfermeros y 39 estudiantes). En ambos grupos, la mayoría eran mujeres (75 por ciento enfermeras y 79,4 por ciento estudiantes), siendo la edad media de 45,3 años en el caso de los profesionales y de 22,5 años en los alumnos.

De hecho, el objetivo de esta investigación se ha centrado en conocer la opinión y percepciones del personal y estudiantes de enfermería con respecto a la comunicación del diagnóstico terminal y conocer por qué en España, a diferencia de otros países, el diagnóstico de la enfermedad terminal no siempre es trasmitido al paciente.

De los principales resultados de este trabajo se desprende, paradójicamente, que pese a que el 77,9 por ciento de las enfermeras admite que «casi siempre» informa primero a la familia, un 69,5 por ciento de las encuestadas –tanto las enfermeras como los estudiantes– opinan que el paciente «debía conocer el diagnóstico» y que éste «debía ser informado antes que la familia» en un 57,9 por ciento del total de profesionales encuestados.

Además, un 63,6 por ciento del total cree que el paciente desea conocer el diagnóstico y un 61,7 por ciento intuye que el enfermo conoce» de su situación terminal «aún no siendo informado explícitamente».

De igual modo, un 91,4 por ciento del total de estos profesionales admiten que «desearían ser informados si tuvieran una enfermedad terminal» y otro 67,9 por ciento reconoce que «también lo informaría a su familiar».

No obstante, el análisis diferencial de este trabajo que recoge Europa Press muestra «diferencias significativas» en el modo en que ambos grupos (enfermeros y estudiantes) perciben la realidad. Así, los estudiantes creen que se comunica más el diagnóstico al paciente e, incluso, que se hace «antes que a la familia».

En cuanto al principal motivo que reseñan por el que «no comunicarían» el diagnóstico terminal es «la creencia de que dicha información perjudica al paciente (36,8% de las enfermeras y 51,3 por ciento de los estudiantes)». Por contra, los motivos por los que «sí comunicarían» el diagnóstico son «el reconocimiento del derecho a ser informado (70 por ciento de enfermeras y 77,9 por ciento de estudiantes)».

CONCLUSIONES

A la vista de estos datos, este estudio concluye que «cada vez se tiende más a comunicar un diagnóstico» terminal, aunque alude al hecho de que aún «sigue existiendo un conflicto entre lo que las enfermeras perciben en su entorno y lo que se debería hacer».

Por ello, aboga por que la enfermería «sea capaz de gestionar los sentimientos y las emociones» de los familiares en beneficio del paciente. La cuestión que se plantea, concluye este trabajo, «es si el ocultar información al paciente es debido al deseo de no dañar al otro, o si es porque no se tienen recursos para comunicar y gestionar malas noticias».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *