Zerolo alaba el «contenido valiente» del documental de CESIDA contra el estigma porque «siempre es mejor dar la cara y no ponerse ninguna cruz»

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Unas 6.335 personas podrían beneficiarse, en los próximos tres años, del tratamiento contra la lipodistrofia facial asociada al VIH en el Sistema Nacional de Salud (SNS), según ha anunciado este martes el secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE, Pedro Zerolo, durante la presentación del documental «Elige siempre Cara», de CESIDA, y en vísperas del Día Mundial contra el Sida, que se celebrará el 1 de diciembre.

Según precisa Zerolo, embajador para América Latina y Caribe del Programa de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), desde el pasado febrero y hasta el mismo mes de 2013, el Gobierno ofrecerá esta prestación a 6.135 personas, cifra que «podría aumentar en unos 200 casos», teniendo en cuenta los 70 nuevos candidatos al tratamiento que aparecen al año en España.

En este sentido, el secretario socialista de Movimientos Sociales ha destacado que España es «uno de los pocos países» que ofrece de forma gratuita esta prestación, cuya introducción en la cartera de servicios del SNS fue propuesta en 2008 por el entonces ministro de Sanidad Bernat Soria.

En la actualidad se practica su «uso tutelado», un procedimiento previo de evaluación que contempla la Ley 16/2003 y que consiste en autorizar y financiar estas intervenciones durante un periodo determinado de tiempo tras el cual, si la experiencia resulta favorable, será incorporada al SNS.

Zerolo ha alabado el «contenido valiente» del documental «Elige siempre cara» realizado por CESIDA y presentado este miércoles en Madrid, en el que, por primera vez, se muestra el drama humano de las personas que han sufrido la lipodistrofia asociada al VIH, desde los años 80 hasta nuestros días, a través de testimonios reales, tanto de afectados como de sus familiares.

«El objetivo es combatir la discriminación con apuestas como la de CESIDA. En caso de duda, siempre es mejor dar la cara y no ponerse ninguna cruz», ha recalcado Zerolo, para quien la visibilidad de este colectivo e implicar a las administraciones es «fundamental para cambiar las cosas».

«NO TOMAR EL TRATAMIENTO SUPONE NO VIVIR»

En esta linea se ha manifestado la presidenta de CESIDA, Udiárraga García, para quien otro de los objetivos de este documental es «insistir en la prevención» –ya que en este país se dan unas 2.500 infecciones nuevas cada año– y fomentar la adherencia al tratamiento, que muchos abandonan al aparecer síntomas de lipodistrofia que pueden delatar su situación.

«No tomar el tratamiento supone no vivir», advierte García, quien ha recordado que entre 130.000 y 150.000 personas tienen VIH en España y que «entre el 20 y el 25 por ciento» de ellas están diagnosticadas de lipodistrofia y son, por tanto, candidatos a recibir este tratamiento.

Udiárraga ha pedido que esta prestación «se implante bien y con cariño» en todas las comunidades autónomas, donde muchas veces su puesta en marcha necesita la voluntad política de los gobiernos autonómicos.

Según dice, Cataluña y País Vasco son «las comunidades más avanzadas» en la aplicación de estos tratamientos, ya que llevan haciéndolos desde 2005. En el resto de autonomías «hay una implicación diferente». «Hay una injusticia geográfica que tiene que ver con la valentía política», asevera.

LAS CARAS DEL VIH

«Elige siempre Cara» es el primer documental que narra, a través de testimonios en primera persona, cómo se vive el VIH y su estigma, a través de problemas asociados tan visibles como la lipodistrofia. Su distribución se hará por todas las asociaciones y ongs de CESIDA, más de un centenar; entre asociaciones de pacientes y por televisiones locales.

Cuenta con la canción de Vetusta Morla «Un plan mejor» como banda sonora y con la colaboración de afectados por VIH como Pedro y Juan, una pareja en la que Pedro vive con el VIH desde hace 20 años; Teresa, infectada de VIH desde 1998 y madre de un niño seropositivo, o Salvador, un joven que afronta el virus «sin complejos» y que dice que nunca ha sido discriminado por ello.

El síndrome lipodistrófico o síndrome metabólico múltiple es un conjunto de trastornos metabólicos, hormonales y de hipoatrofia o hipertrofia grasa localizada que tienen lugar en pacientes con VIH, tanto por la enfermedad como por los efectos secundarios de sus tratamientos. La lipoatrofia facial es una pequeña parte este síndrome, pero la que tiene más repercusiones socio-laborales para estos pacientes, por su gran visibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *