MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Las estatinas, los fármacos para bajar el colesterol, reducen el riesgo de varias infecciones bacterianas como la neumonía y la sepsis al activar al sistema inmune para que elimine las bacterias, según un estudio de la Universidad de California, la Escuela de Medicina de San Diego y la Escuela de Ciencias de Farmacia y Farmacéuticas de Skaggs en Estados Unidos que se publica en la revista “Cell Host & Microbe”.

Los investigadores descubrieron que los fagocitos, los leucocitos que matan e ingieren las bacterias dañinas, partículas extrañas y otras células muertas o en proceso de muerte, se vuelven más eficaces después de estar expuestas a las estatinas.

Lo que sorprendió a los autores del trabajo fue que la mejora en la eficacia de eliminación de las bacterias que inducían las estatinas no se correspondía con un aumento en la reabsorción de las bacterias realizada por estos leucocitos especializados.

En vez de ello, los investigadores descubrieron que las estatinas estimulaban a los fagocitos para liberar “trampas extracelulares”, redes especializadas de filamentos basados en ADN embebidos con péptidos antimicrobianos y enzimas capaces de atrapar y eliminar a las bacterias antes de que se expandan por el organismo.

Los descubrimientos tienen amplias ramificaciones dada la popularidad de estos fármacos para controlar el colesterol. Investigaciones anteriores han descrito varias propiedades antiinflamatorias de las estatinas, lo que sugiere que estos efectos podrían contribuir a una reducción de la gravedad de la enfermedad durante las infecciones severas.

Los investigadores exploraron una hipótesis diferente: que las estatinas podrían ayudar al organismo a “limpiarse” de los microbios infecciosos. Los científicos se centraron en el “Staphyloccocus aureus”, un patógeno humano resistente a los antibióticos responsable de infecciones tan leves como las de piel hasta aquellas como la meningitis o la sepsis.

Los ratones tratados con estatinas eran más resistentes a las infecciones de este patógeno y los fagocitos aislados de estos animales eran más eficaces eliminando las bacterias. La exposición de leucocitos humanos a las estatinas en una pipeta de laboratorio aumentó en gran medida su capacidad para eliminar al patógeno y a otras bacterias importantes que causan enfermedades. En cada caso, la mayor eliminación de patógenos se correlacionó con un incremento en la liberación de trampas extracelulares basadas en ADN que realizaban los fagocitos.

Según señalan los autores del trabajo, los descubrimientos demuestran que las estatinas tienen importantes efectos farmacológicos además de inhibir la producción de colesterol.

“Descubrimos que estos fármacos alteran en gran medida cómo los leucocitos se comportan cuando se enfrentan con las bacterias. En nuestros estudios el efecto neto del tratamiento con estatinas mejoró la eliminación de bacterias y la formación de trampas extracelulares. Estos mismos cambios podrían no ser consecuencia de la defensa frente a bacterias menos virulentas que pueden ser eliminadas con facilidad por los fagocitos”, señala Victor Nizet, director del estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *