MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Una quinta parte de los vertebrados del planeta se encuentra en peligro de extinción, una estimación cuyos números siguen en aumento, según un estudio de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza que se publica en «Science Express», la edición digital de la revista «Science».

El trabajo sin embargo deja lugar a la esperanza siempre y cuando, señalan sus autores, se implementen las políticas de conservación necesarias.

Un número creciente de aves, mamíferos y anfibios se han acercado al borde de la extinción en las décadas pasadas pero su número es aún reducido si no se ponen en marcha medidas de conservación.

Un amplio equipo internacional de científicos dirigidos por Michael Hoffmann ha evaluado el estado de los vertebrados de todo el mundo a través del análisis de los datos de más de 25.000 especies de vertebrados clasificados en la Lista Roja de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza.

Los investigadores informan de que una quinta parte de las especies está clasificada como «Amenazada» y que esta cifra sigue aumentando. De media, cada año 52 especies de mamíferos, aves y anfibios pasan a una categoría más amenazada que se acerca a la extinción. Los trópicos y en especial el sudeste asiático son las localizaciones con las concentraciones más altas de animales amenazados y la situación en el caso de los anfibios es particularmente seria.

La mayoría de declives son reversibles pero en el 16 por ciento de los casos han conducido a la extinción. Los investigadores también se plantearon si los esfuerzos de conservación como el establecimiento de áreas protegidas y la adopción de legislaciones nacionales han contribuido de alguna manera a la conservación de la biodiversidad.

Al examinar las especies cuyo estatus de conservación ha mejorado en respuesta a algunos tipos de medida de conservación, el equipo de Hoffmann estima que los declives globales hubieran empeorado un 18 por ciento sin estas actuaciones de protección. Los esfuerzos dirigidos a frenar las especies invasivas han sido más eficaces que aquellos que intentan combatir la pérdida de hábitat o la caza.

Un artículo que revisa el informe de los naturalistas realiza un conjunto de previsiones sobre el declive de la biodiversidad durante el siglo 21 pero con un amplio rango de posibles resultados. Esta variedad de posibilidades se presenta debido a que existen muchas formas de intervenir a través de mejores políticas y dado que las proyecciones científicos incluyen amplias incertidumbres, lo que supone un problema en sí mismo.

La revisión, dirigida por Henrique Pereira de la Universidad de Lisboa, compara y resume modelos de proyección de la biodiversidad en sistemas terrestres, de agua dulce y marinos en las próximas décadas en cuatro áreas principales: extinción de especies; abundancia de especies y estructura de la comunidad; pérdida y degradación de hábitat; y cambios en la distribución de especies y biomas.

«Estos informes nos trasladan una imagen integral de las trayectorias actuales y futuras de la biodiversidad del mundo. Tal visión es importante para dirigirse a áreas de gran preocupación y también a las de mayor incertidumbre, proporcionando así un objetivo para la política y la investigación», concluye Andrew Sugden, subdirector y editor jefe de Internacional de la revista «Science».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *