ALICANTE, 10 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de La Vila Joiosa (Alicante), a través de la Concejalía de Cultura y el Museo Municipal, puso al descubierto en unas excavaciones del año 2005 los restos de una gran residencia señorial de época imperial romana en la zona del Xarquet.

Ahora, la responsable de fondos museísticos del Museo Municipal, Amanda Marcos, ha descubierto en un trabajo de investigación que esta villa, que junto a las instalaciones industriales anejas pudo alcanzar un tamaño de 3.000 metros cuadrados, era una fábrica de redes única en toda Hispania, según han informado fuentes municipales en un comunicado.

La concejala de Cultura, Loli Such, ha destacado que este descubrimiento, “además de ser un caso excepcional en toda la Hispania romana, es muy relevante para nuestra ciudad, que desde hace siglos es uno de los principales núcleos rederos de España”.

En este sentido, ha explicado que, en la actualidad, “continúa esta actividad en la fábrica vilera de Redsinsa, creada por fabricantes que ya producían redes y cabos para embarcaciones en 1778, y que ha tomado el testigo de esta industria milenaria en La Vila”.

Los resultados de esta investigación arqueológica, que se abrió con las excavaciones de 2005, aportan una “interesante” interpretación sobre la función industrial de la villa suburbana del Xarquet, próxima a la ciudad romana de La Vila Joiosa.

Estas residencias solían tener una parte residencial y otra industrial o agropecuaria. En este caso, los numerosos restos hallados de anzuelos y agujas para fabricar redes de bronce, así como algún peso de red de piedra, informan de que este asentamiento debió tener una fábrica de redes de pesca de esparto.

Los restos de la villa del Xarquet no se conservaron debido a su irregular estado de conservación, pero las conclusiones de la investigación de Amanda Marcos son del “máximo interés” para el conocimiento de la Hispania romana.

“La villa, que duró aproximadamente medio siglo, se abandonó hacia mediados del siglo I después de Cristo (dC). Quizá sus propietarios se trasladaron al cercano núcleo urbano, que poco después, en 74 dC, recibió la categoría de municipium por el emperador Vespasiano, la villa de Allon de las fuentes antiguas, convirtiéndose en la cuarta y última ciudad romana de tierras alicantinas, capital del territorium de la comarca de la Marina Baixa”, ha señalado el director del Museo Municipal, Antonio Espinosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *