VALENCIA, 3 (EUROPA PRESS)

Un equipo de investigadores liderado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Agroalimentarias (IVIA), adscrito a la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, y la Universidad CEU-Cardenal Herrera ha descubierto un mecanismo que emplean las bacterias para producir enfermedades en rumiantes, lo que facilitará el desarrollo de las estrategias terapéuticas adecuadas a cada caso.

Los resultados de la investigación van a permitir avanzar en el desarrollo de la tecnología básica necesaria para prevenir, entre otras infecciones, la mamitis en los rumiantes, una afección que incide directamente en la rentabilidad de la actividad ganadera ya que afecta a la capacidad productiva de las explotaciones y a la calidad final de la leche, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El grupo de trabajo ha descubierto un gen que incrementa la capacidad de la bacteria Staphylococcus aureus para infectar a rumiantes y équidos. La investigación, que se publica en la revista Molecular Microbiology, pone al descubierto un novedoso mecanismo de adaptación al hospedador que ayuda a entender el modo de adaptación y las distintas estrategias empleadas por las bacterias para producir enfermedades.

Este proyecto de investigación abre nuevas vías para el tratamiento de las infecciones bacterianas y se enmarca en la estrategia de I+D+i del Consell, formando parte los proyectos que desarrolla la Conselleria de Agricultura en materia de sanidad animal dirigidos al control de patologías en las granjas y, por tanto, a «la mejora de la competitividad y rentabilidad del sector ganadero de la Comunitat», han destacado desde el Consell.

En concreto, los investigadores han observado cómo las bacteria de S. aureus, que infectan rumiantes y équidos, han desarrollado una adaptación evolutiva sin precedentes mediante la adquisición de islas de patogenicidad las cuales codifican para una variante de la proteína von Willebrand. Esta variante tiene la capacidad de coagular específicamente el plasma de rumiantes y équidos, lo que supone una ventaja para estas bacterias a la hora de producir enfermedad en estas especies animales.

El coordinador del estudio, José Penedés, ha explicado que «las islas de patogenicidad son unos elementos genéticos móviles que permiten a las bacterias transferirse genes de unas a otras, proporcionando, en este caso, un importante mecanismo de adaptación al hospedador en S. aureus». «Gracias a esta ventaja evolutiva la bacteria podría escapar más fácilmente de la respuesta inmune del hospedador, facilitando la colonización y diseminación por el huésped», ha añadido.

El equipo investigador, liderado por el IVIA y la Universidad CEU- Cardenal Herrera, está formado también por científicos del laboratorio Exopol (Zaragoza), el Instituto de Agrobiotecnología del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Navarra, la Universidad de Edimburgo y el New York University Medical Center.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *