MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Científicos españoles e internacionales se reúnen en el “II Simposio de Avances en Inmunología el Trasplante” en Oviedo los días 23 y 24 de septiembre para analizar cómo evitar el rechazo en los trasplantes de órganos, que en el 50 por ciento de las pérdidas se producen a causa del daño progresivo a lo largo de los años.

Según ha explicado el coordinador del simposio, el doctor Francisco Ortega, investigador de la Red de Investigación Renal perteneciente al Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Ciencia e Innovación (REDinREN), el rechazo está “controlado en los primeros meses, fundamentalmente gracias a la acción de diversos fármacos inmunosupresores”.

Sin embargo, la investigación sobre trasplante de órganos se centra actualmente en analizar los mecanismos celulares causantes del daño crónico que sufre el órgano trasplantado, desarrollar métodos que permitan detectar precozmente ese daño, y la búsqueda de nuevos fármacos inmunosupresores que actúen sobre las moléculas implicadas en el deterioro progresivo del órgano.

Uno de los mayores retos actuales, según el investigador, es “la inducción de la tolerancia, es decir, la aceptación del órgano en ausencia de un tratamiento inmunosupresor”, ya que estos tratamientos de forma continuada conlleva “un alto riesgo de desarrollo de tumores, infecciones y enfermedades cardiovasculares”.

Por ello, el doctor ha subarayado que se trata de “un alto precio que han de pagar los pacientes trasplantados y que en cierta medida y en determinadas situaciones podría ser reducido”.

NECESIDAD DE DESARROLLO DE BIOMARCADORES INMUNOLÓGICOS

En algunos pacientes, este estado de tolerancia ocurre de forma natural, según el investigador de la REDinREN el doctor Carlos López-Larrea “existe una necesidad urgente de desarrollar ensayos e identificar biomarcadores inmunológicos en estos pacientes, así como índices clínicos que ayuden a identificar una “huella” biológica de tolerancia que permitirá en un futuro próximo identificar a aquellos pacientes que puedan beneficiarse de una retirada o bajada del tratamiento inmunosupresor sin comprometer la viabilidad del órgano trasplantado”.

Para esto, avances en el campo de la Farmacogenómica permitirán establecer una terapia inmunosupresora individual para cada paciente según su perfil génico.

Durante el simposio se abordarán también, los mayores avances científicos relacionados con el trasplante como la inactivación o bloqueo de nuevas dianas terapéuticas, tales como las moléculas denominadas “coestimuladoras” presentes en los linfocitos T activados que van a reconocer y actuar directamente sobre el órgano trasplantado.

Además, se tratarán otros avances como la generación y expansión de las células T reguladoras que actúan controlando o disminuyendo la activación del sistema inmune, la implicación de receptores de la células NKs tales como las moléculas TOLL o NKG2D en el daño inmunológico durante el rechazo crónico, así como la relevancia clínica de las células plasmáticas, responsables de la producción de anticuerpos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *