CARMONA (SEVILLA), 14 (EUROPA PRESS)

El doctor en Ciencias Biológicas y ex director de la Estación Biológica de Doñana-CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), Miguel Delibes, ha asegurado que la Enfermedad Renal Crónica (ERC) que afecta a unos 31 de los casi 80 linces del programa de “Cría en Cautividad”, y que ya ha provocado la muerte de cuatro ejemplares, no se podía prever y “servirá para aprender”.

Delibes, que ha formado parte este martes del curso “Encuentros sostenibles: Comunicación, Ciencia y Medio Ambiente. Cambio Global”, ha asegurado a Europa Press que, “afortunadamente, este hecho ha ocurrido en la población cautiva”, por lo que “dentro de lo triste, es de lo menos que podía pasar, porque precisamente tenemos una población en cautividad y uno de sus objetivos es tener y criar linces suficientes por si les pasaba algo a otros”.

El ex director de la Estación Biológica de Doñana ha rechazado además que los linces hayan enfermado debido a posibles negligencias por parte de los técnicos del programa, y ha asegurado que es “una cosa difícil de percibir”.

“Si se hubiese dado un suplemento o algo a los linces y en ese momento hubieran comenzado a morir, se hubiera podido asociar a esto, pero ha sido muy difícil porque los linces han empezado a ponerse enfermos y no se sabe a qué puede deberse, no se tenía ni idea”, añade.

Ha destacado también las declaraciones que el director general de Gestión del Medio Natural de la Junta, Javier Madrid, ha hecho sobre la vinculación que puede tener la infección renal con la utilización de “algunos productos o suplementos vitamínicos”.

Así pues, Delibes dice que “se sospecha de alguna vitamina”, la vitamina D, concretamente, “pero nadie ha dicho nada más, aunque estoy convencido de que se tiene más información”. Ha insistido en que “oficialmente, echar la culpa a alguien es algo muy delicado si no tienes todas las pruebas”.

Tras la muerte de los cuatro linces, el último de ellos, la pasada semana, Delibes afirma que “no ha habido nuevos casos después de que se hubiesen interrumpido las aportaciones de algunos suplementos”. Ha ocurrido todo lo contrario, “la capacidad de respuesta ha sido muy positiva”, informa.

A este problema, le ha añadido la marcha de la que era directora del Programa de Cría en Cautividad, Astrid Vargas, que, según el biólogo, “se preocupó de dejar claro a cada persona lo que tenía que hacer, mucho antes de dejarlo”.

“COMPLICADA” GESTIÓN CONJUNTA

Además, Delibes destaca la complicación debido a la existencia de dos países, España y Portugal, y de tres o cuatro Comunidades Autónomas, dentro de España, para tratar el problema.

En Portugal, “es el Estado el encargado de la protección de especies protegidas porque no hay Comunidades Autónomas, mientras que en España, por el contrario, son éstas las que se encargan de estos temas. Sin embargo, las relaciones entre ambos países hay que hacerlas a través del Ministerio”.

“Un esquema donde tienen que participar juntas las Comunidades Autónomas, Ministerios, Portugal, la sociedad, técnicos de campo y de cautividad, es muy complicado siempre, aunque dentro de la complicación, creo que no es más confuso ahora que antes”, explica.

Finalmente, Delibes se ha mostrado optimista y constata que “hasta hace diez años, o menos, siempre hablábamos sobre el tiempo que tardaría el lince en extinguirse y ahora cuando hablamos de él, nos peleamos por ver cómo se puede conseguir que vuelva a nuestros paisajes”.

A pesar de ello, el biólogo piensa que “las mejoras” del lince van a ir “más despacio de lo que deberían”. “Desde luego que siguen estando en peligro crítico porque un incendio muy grande en Sierra Morena podría acabar con el 80 por ciento de los linces que existen en la actualidad”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *