MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El barco de investigación «Artic Sunrise» de Greenpeace ha detectado «importantes modificaciones genéticas» en el plancton marino en el Golfo de México tras el vertido de crudo por la explosión de la plataforma petrolífera «Deepwater Horizon» de British Petroleum (BP).

Así lo ha explicado la responsable de la campaña de transportes de Greenpeace, Sara Pizzinato, que ha señalado que la investigación del Artic Sunrise en el Golfo de México ya cuenta con los primeros datos que identifican estrés en el plancton y otras consecuencias que aún no se sabe si se deben o no al vertido de BP.

A este respecto, ha señalado que se han observado «importantes modificaciones genéticas en el plancton» así como manchas de petróleo sobre las larvas de cangrejo azul. Ahora, ha añadido que se están instalando boyas acústicas para evaluar el impacto del vertido sobre cetáceos como la ballena picuda.

Asimismo, ha añadido que se esperan nuevos datos ya que el barco «todavía no ha llegado al punto cero del vertido», y que más o menos alcanzará esa ubicación en octubre.

En este contexto y coincidiendo con la Semana Europea de la Movilidad que se celebra del 16 al 22 de septiembre, Greenpeace ha exigido una moratoria de infraestructuras del transportes de alta ocupación como las autovías, «al menos de 10 innecesarias e inútiles», así como paralizar los pozos petrolíferos y prospecciones en aguas españolas porque, a su juicio, «es posible» reducir el consumo europeo de petróleo en un 90 por ciento en 2050.

Igualmente, Pizzinato, ha asegurado que las autovías y autopistas que está construyendo el Ministerio de Fomento «no responden a una demanda real de movilidad sino que generarán nuevas demandas que no son necesarias».

AUTOVÍAS INÚTILES

Concretamente, ha puesto como ejemplo de «innecesarias» infraestructuras como la autopista del corredor de Aracena, la ampliación de la M-50, el desdoblamiento de la AP-7 y «otros desdoblamientos de autovías, que son de pago y duplican insfraestructuras ya existentes». «No se justifica su necesidad. Es inútil», ha insistido.

Por su parte, el director ejecutivo interino y jefe de campañas de la ONG, Mario Rodríguez, ha denunciado que los que se benefician de la construcción de estas infraestructuras «son unas pocas constructoras» y exige al Gobierno «nuevas fuentes de empleo que no se basen en la obra pública y la construcción» como las energías renovables.

Con una moratoria de las explotaciones petrolíferas en el mar, sobre todo en el litoral español, se podrían evitar los efectos devastadores de la dependencia de los combustibles fósiles con una «Revolución energética» que evite consecuencias como las del vertido de petróleo por la explosión de la plataforma «Deep Water Horizon» en el Golfo de México, cuyas consecuencias para la vida marina están siendo en estos momentos estudiadas por Greenpeace.

Igualmente, han recordado que la UE-27 prevé la disminución en 2050 de un 90 por ciento en el consumo de petróleo en el transporte europeo. Para Pizzinato si el Gobierno en España apostara «firmemente» por el uso de vehículos más eficientes «se podría evitar la construcción de los pozos de petróleo proyectados en aguas profundas en el territorio español, cerrar los existentes y reducir las importaciones de crudo debidas a este sector en un 8 por ciento», lo que generaría un ahorro de 2.700 millones de euros.

«Si los políticos no se toman en serio la promoción de las verdaderas alternativas, en detrimento del petróleo, serán cómplices de desastres como el del golfo de México o el Prestige», ha insistido Pizzinato, que asegura que Greenpeace ha demostrado que «es viable y necesario emprender el camino hacia un futuro libre de petróleo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *