ALMERÍA, 10 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigadores de la Facultad de Psicología de la Universidad de Almería (UAL), coordinados por Inmaculada Cubero y Jesús de la Fuente, han elaborado y testado satisfactoriamente un programa informático de intervención social para reducir el consumo de alcohol en los adolescentes, denominado «Proyecto Alado».

Los expertos aseguran que el adolescente es «más resistente» al efecto sedativo que el adulto, por lo que «tiende a beber más al aguantar más». Sin embargo, el impacto que causa en el cerebro de los adolescentes es «más severo» que el que ocasiona en los cerebros de los adultos, ya que se trata de un sistema biológico aún inmaduro», según indicó Andalucía Innova en una nota.

El equipo, compuesto por expertos de la neurobiología del alcohol y de Psicología de la Educación ha constatado que, además, el patrón de consumo de los adolescentes, con periodos de abstinencia entre semana e ingesta masiva durante el fin de semana, «es el peor de los patrones», según la profesora de la UAL Inmaculada Cubero, que participa en este proyecto de experimentación realizado con ratones y avalado por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia.

Así, apunta a un patrón de consumo-recaída que se relaciona con alteraciones cerebrales en diversos sistemas neuronales implicados en el aprendizaje y la memoria y «genera potenciación del consumo incrementando el riesgo de futuras adicciones en la edad adulta». «Es una pauta de ingesta de alcohol peligrosa que afecta al cerebro en proceso de desarrollo del adolescente y podría generar más dependencia y probabilidad de consumo excesivo durante la edad adulta», añade.

A partir de estos resultados, los expertos han diseñado un programa «on line», interactivo y animado, destinado a la prevención del consumo y abuso del alcohol entre adolescentes de 12 a 14 años. Así, uno de los investigadores principales de este trabajo, Jesús de la Fuente, comenta que el programa, que ya está solicitado por algunos ayuntamientos, explica a los chavales desde «cómo se fabrica el alcohol a los efectos perniciosos».

A continuación, se ofrece una parte de entrenamiento de la autorregulación, es decir, «formas eficaces de decir que no, estrategias para afrontar situaciones en las que se bebe alcohol, sobre todo, cuando se está bajo la presión del grupo». El «software» ha sido desarrollado por expertos de la «spin off» almeriense Education&Psychology, cuyo responsable es Jesús de la Fuente.

Tras haber testado el «software» con más de 200 adolescentes de 15 centros educativos andaluces de Educación Secundaria y haber analizado recientemente los resultados, De la Fuente asegura que «tras la intervención, se produce un incremento significativo en la competencia conceptual, es decir, están más informados sobre los efectos del alcohol».

Así, afirma que aumenta la autorregulación personal y se produce una disminución «significativa» en el nivel de contacto con el alcohol respecto al nivel de ingesta. «Eso sí, si el alumnado posee un mayor nivel de autorregulación previo, se aprovecha más la experiencia», sentencia.

El «Proyecto Alado» dispone también de un espacio «on line» para padres y educadores para ayudarles en el uso de la herramienta de intervención y ofrecerles enlaces y publicaciones de interés relacionados con la cultura del no consumo de alcohol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *