VALLADOLID, 3 (EUROPA PRESS)

Ecologistas en Acción de Salamanca ha alertado de que los actuales cupos de caza del lobo en Castilla y León suponen un “atentado para la especie”, pues estiman que la población de este cánido en la Comunidad ha caído “entre un 15 y un 20 por ciento” en el último año.

Según informa la organización, la población de lobos se estima entre 500 y 600 adultos en edad reproductora en toda España, “situación muy parecida a la del Águila Imperial, que está protegida, mientras que el lobo se puede cazar al norte del río Duero”.

También han recordado que “son muchos más los informes y sentencias que han condenado a la Junta de Castilla y León por permitir la caza del lobo”, tal y como sucedió, apuntaron, con una sentencia del Tribunal Constitucional respecto al Plan de Gestión del Lobo que declaraba ilegal este plan al permitir la caza de esta especie al sur del río Duero.

A este respecto, han lamentado que el director general de Medio Natural de la Junta, José Ángel Arranz, “se desmarcó aseverando que la sentencia no era firme y que el TSJ no ha distinguido entre el aspecto biológico y el legal”. También lamentaron que la Junta recurrió la sentencia “con el dinero público de todos los castellanoleoneses”.

Ante todo ello, los Ecologistas han lamentado que “parece que la Junta se plantea renovar el cupo de 140 ejemplares a disposición de los cazadores” pese a que la población de lobos ha caído. “Será en los próximos días cuando la Junta de Castilla y León tenga que posicionarse respecto a este tema, esperamos que tras este estudio entre en razón y proteja de forma definitiva a esta especie prohibiendo su caza”, han añadido.

Por otra parte, han añadido que también creen importante para la conservación de la especie la “lucha contra el fraude” que según su opinión se produce para el cobro de indemnizaciones o para conseguir “uno de los trofeos más apreciados por el mundo de la caza”.

También han recordado que un estudio de la Estación Biológica de Doñana avala los planteamientos de Ecologistas en Acción sobre la situación del lobo en la Península Ibérica afirmando que la mayor parte de los ataques atribuidos a esta especie corresponden a perros salvajes.

En el citado trabajo, apuntaron, se ha comprobado mediante el análisis de ADN de los excrementos que un tercio de la dieta de perros asilvestrados corresponde a ganado ovino, mientras que en el caso de los lobos esta cifra baja hasta la “irrisoria cantidad de 3,3%”.

“Por lo tanto, las estadísticas mienten y en algunas Comunidades Autónomas el fraude puede llegar a más del 20% de los casos de ataque a ganado”, concluyeron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *