MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Un equipo de investigadores del Fred Hutchinson Cancer Research Center de Seattle (Estados Unidos) ha identificado y aislado por primera vez células madre adultas específicas de las mamas en ratones, un hallazgo que, a largo plazo, podría facilitar el uso de estas células para regenerar células mamarias y comprender el papel de las células madre adultas en el desarrollo del cáncer de mama para desarrollar nuevas dianas terapéuticas.

Según publicará en su edición del mes de septiembre la revista “Genes & Development”, los investigadores estadounidenses han utilizado ratones modificados genéticamente para que exhibieran fluorescencias verdes durante la expresión de los genes, facilitando así su estudio. En este sentido, el ensayo ha descubierto que dicha expresión está controlada por un gen recientemente identificado y presente específicamente en las células madre, denominado “s-SHIP”.

“Hasta ahora, nadie había sido capaz de identificar células madre en el tejido mamario con esta especificidad”, indica uno de los autores del estudio, Larry Rohrschneider, del centro de Seattle. “Este estudio es extraordinario, ya que permite observar estas células madre verdes al microscopio en su estado puro y natural”, apunta.

Sistemas previos para el aislamiento de células madre se han basado en la acción de una variedad de biomarcadores, pero ninguno de ellos ha logrado identificar una población de células madre en estado puro. Esta limitación ha hecho imposible el análisis de la expresión genética exacta de estas células.

A este respecto, los investigadores estadounidenses demostraron la presencia activa de las células teñidas de verde en etapas cruciales del desarrollo mamario, como la pubertad y el embarazo. Sin embargo, durante otras etapas de crecimiento, las células “coloreadas” de verde mediante proteínas con pigmentos fluorescentes no “brillaron” bajo el microscopio.

CAPACES DE GENERAR LECHE

Por otra parte, el equipo del Fred Hutchinson Cancer Research Center encontró que, “al ser trasplantadas, estas células pintadas de verde eran capaces de generar nuevo tejido mamario que, incluso, era capaz de producir leche, como las células epiteliales mamarias normales”, explican los autores.

Además de sus potenciales aplicaciones clínicas en la regeneración de tejidos, los científicos estadounidenses detectaron que estas células aisladas eran una puerta para entender mejor cómo las células madre normales pueden convertirse en células madre cancerígenas, que se supone tienen un papel clave en el origen, crecimiento y resistencia a tratamientos de los tumores.

También suponen una nueva alternativa para inducir el desarrollo de células madre pluripotentes (iPS, por sus siglas en inglés) o células madre genéticamente alteradas para su aplicación médica, aseguran. “Esta nueva tecnología ofrece un modelo unificado para identificar las células madre normales de las cancerígenas”, aseveran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *