Crean un método para predecir el daño provocado por el cambio climático en los edificios

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) han creado un método para predecir el daño provocado por el cambio climático en los edificios, tanto en las piedras como en los ladrillos que los forman, en estatuas, monumentos y otros lugares históricos, así como modernos edificios de mampostería.

El estudio, publicado en «Proceedings of the Royal Society A», forma parte de un proyecto de la Universidad de Oxford (Reino Unido) que muestra que el cambio en el clima «podría tener un impacto significativo» en este tipo de edificaciones.

Este nuevo método facilitaría a los restauradores estimar el posible impacto a largo plazo del calentamiento global en las estructuras y determinar el mejor plan de conservación para el futuro. Así, indica que algunos de los edificios más históricos de los países «deben ser mejor protegidos» para evitar esta futura degradación.

El deterioro de las construcciones es causado, a menudo, por el agua que se extiende por las piedras. De esta forma, conforme el agua se evapora las sales de la misma se cristalizan en la superficie y la «corroen». También, el daño puede tener lugar en los períodos del año más fríos donde se forman placas de hielo, que igualmente se funden.

El profesor de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Edimburgo, Chris Hall y co-autor del estudio, ha afirmado que el trabajo señala por primera vez la importancia de la evaporación en el proceso de conducción del flujo de agua entre las estructuras de albañilería.

Por su parte, el doctor de la Escuela de Ingeniería de la misma universidad, Andrea Hamilton, ha asegurado que la investigación permite predecir los efectos del cambio climático en los movimientos del agua a través de los edificios y posibilita a los ingenieros decidir cuál es el método más apropiado para preservarlos de cara al futuro.

Los científicos consideran que el cambio climático aumentará las temperaturas y disminuirá la humedad, lo que incrementará el ritmo de la evaporación del agua en las piedras de las construcciones y su consecuente deterioro. Además, el daño que se produciría a lo largo de cientos de años «podría acelerarse con el cambio climático».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *