Meteorólogos coinciden en que tormentas como la de Córdoba son “totalmente impredecibles” y “caprichosas”

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Los meteorólogos coinciden en que aunque se sabía que iba a llover intensamente en Andalucía, tormentas como las registradas en Aguilar de la Frontera, en Córdoba, son “totalmente impredecibles” y “caprichosas”.

Así, el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ángel Rivera, ha explicado a Europa Press que “se conocía perfectamente” que la primera mitad de la semana iba a ser “tormentosa en la mitad sur”, pero los modelos de predicción señalaban más hacia Andalucía oriental, motivo por el que se dio aviso amarillo o naranja por lluvias en Almería, Granada, Jaén y Málaga. “En principio en Córdoba no parecía que fuera a ser una zona crítica con tormentas que merecieran aviso”, ha apuntado.

AEMET NO AVISÓ HASTA LAS 20.30

En todo caso, ha añadido que “había vigilancia” en la zona de Córdoba y que alrededor de las 19.30 horas del lunes comenzaron a detectarse núcleos tormentosos fuertes, por lo que se emitió un aviso sobre las 20.30 horas pero, para entonces, “ya había llovido bastante”, aunque el intervalo en que más precipitaciones se registraron fue el comprendido entre las 22.00 horas y las 24.00 horas. “Lo que pasa es que con esa urgencia, cuando llegan los avisos, la mayor parte del agua había caído ya y poco podía hacerse”, ha lamentado.

De este modo, reconoce que la AEMET no había emitido aviso para la zona más afectada y cuando se produjeron los primeros síntomas ya había caído mucha agua para cuando los avisos llegaron a las autoridades.

Respecto al “modus operandi” de este tipo de tormentas, Rivera considera que “son muy difíciles de predecir”, y más aún cuando cambian de orientación, y que “tienen una forma de funcionar muy caprichosa”. Además ha subrayado que en las zonas para las que se había emitido un aviso cayó mucha menos cantidad que la que estaba prevista.

LA MAYOR TORMENTA DE LA HISTORIA

Mientras, ha añadido que en la zona comprendida entre Bujalante y Aguilar (Córdoba), se quedó un núcleo estacionario en el que descargó “gran cantidad de agua” que ha convertido a esta tormenta que “no es del tipo gota fría” en un fenómeno “sorprendente” que aún no se ha acabado de investigar pero parece que este ha sido el día que más ha llovido en el interior de Andalucía desde que hay registros históricos”.

En ese sentido, ha reiterado que ese récord es para el interior de Andalucía, no para sus áreas montañosas ni costeras. “Nos ha sorprendido bastante”, ha reconocido el portavoz de la AEMET.

Por su parte, el meteorólogo y director de eltiempo.es, José Antonio Maldonado, asegura que aunque el desarrollo de la ciencia meteorológica es muy grande, aún queda “mucho por conocer” y que este tipo de fenómenos se deben a una supercélula o nubes en desarrollo vertical, que provocan una tormenta “de cierta intensidad”, pero no de casi 300 litros por metro cuadrado, como en Córdoba. “Esta célula quedó prácticamente estancada en ese lugar”, ha apuntado.

Por otro lado, ha confesado que “de cara al público” estos fenómenos son “lo que más siente el predictor” que puede predecir tormentas con normalidad, pero esta, en su opinión, “fue impredecible” y el problema es “que puede volver a ocurrir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *