Mantener el tratamiento pero a dosis más bajas, suficiente para prevenir nuevos brotes de la enfermedad de Crohn

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Udine, en Italia, ha demostrado que mantener el tratamiento biológico de los enfermos de Crohn ya operados simplemente con una dosis más baja de los normal puede ser suficiente para evitar la recurrencia de la enfermedad y la reaparición de nuevos brotes.

Según explica el autor de esta investigación, Darío Sorrentino, en el último número la revista “Clinical Gastroenterology and Hepatology”, “la recurrencia de esta enfermedad es bastante común y, por el momento, ninguno de los medicamentos tradicionales presentaba una ventaja clara para evitarlo”.

Sin embargo, según las conclusiones de esta investigación, parece que el anticuerpo monoclonal infliximab, que Merck Sharp & Dohme (MSD) comercializa con el nombre de “Remicade”, ha demostrado una “eficacia notable” para prevenir nuevas inflamaciones u otros síntomas.

En el estudio participaron un total de 12 pacientes que, inmediatamente después de ser operados, iniciaron un tratamiento estándar con infliximab a una dosis de cinco miligramos por cada kilo de peso corporal.

A los tres años, en los pacientes que no presentaron ningún signo de recurrencia suspendieron la terapia mientras que, en los que si reapareció la enfermedad, se inició un tratamiento de mantenimiento con dosis más bajas, de unos tres miligramos por kilo, en un intento de restablecer la integridad de la mucosa intestinal, que contribuye a garantizar un suministro adecuado de nutrientes.

De este modo, los autores del estudio mostraron que la administración de infliximab inmediatamente después de la cirugía previene eficazmente la recurrencia de la enfermedad, si bien cuando se suspende la medicación la inflamación intestinal aparece cuatro meses en la gran mayoría de los pacientes (83 por ciento).

Sin embargo, una reducción del 40 por ciento de la dosis estándar –de cinco a tres miligramos por kilo– fue suficiente para restablecer la integridad de la mucosa intestinal y evitar la recurrencia de la enfermedad en todos los pacientes a lo largo de un año.

Según explica Sorrentino, pueden ser necesarios estudios adicionales para confirmar estos resultados, si bien “parece que una reducción de la dosis de infliximab puede ser potencialmente más seguro y rentable que las estrategias de la dosis estándar para la prevención de la recurrencia de la enfermedad de Crohn”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *