Los genes de nuestros padres marcan la diferencia sobre el riesgo y la gravedad en lupus, según un estudio

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Los genes de nuestros padres marcan la diferencia sobre el riesgo y la gravedad en lupus, según un estudio europeo dirigido desde España, que también indica que entre el norte y el sur de Europa existen diferencias en los factores genéticos que influyen en la mayor o menor gravedad del lupus.

El estudio, que se ha presentado recientemente, ha sido dirigido por el doctor Antonio González, investigador asociado al Servicio de Reumatología del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, en LLa Coruña.

Tal y como plantean las conclusiones de la investigación, se refuerza la evidencia de que existen diferencias en los fenotipos de la población de los países del norte de Europa y la del sur, lo que contribuye a que exista una gran heterogeneidad en los efectos clínicos del lupus.

“Cabe destacar el importante papel que han tenido los hospitales españoles en esta investigación, puesto que una tercera parte del total de pacientes procede de cinco centros de nuestro país”, apunta González. En este trabajo han participado 1.500 pacientes procedentes de 9 países europeos.

El lupus eritematoso sistémico afecta en España a cerca de 40.000 personas según el estudio EPISER, realizado por la Sociedad Española de Reumatología. Se trata de una patología autoinmune que se presenta de múltiples formas, lo que dificulta su diagnóstico.

“Es posible incluso que se trate de varias enfermedades y que hasta el momento no hayamos encontrado formas de diferenciarlas”, señala González, que opina que “esta variabilidad se puede deber a interacciones entre la propia enfermedad y la exposición a factores ambientales como el tabaco, las infecciones o algunos productos químicos, y a factores genéticos propios de cada individuo”.

En este sentido, esta investigación ha mostrado que en los pacientes con lupus de países del sur de Europa (España, Grecia, Portugal e Italia) la artritis tenía una prevalencia 10,7 por ciento mayor que en los países del norte (Alemania, Holanda, Hungría, Eslovaquia y República Checa).

“Estas variaciones podrían deberse a factores ambientales o genéticos, pero nos hemos decantado por estos últimos porque los datos coinciden con un estudio similar hecho en Estados Unidos, aunque en este caso los pacientes sólo diferían en sus ancestros, no en su lugar de residencia”, subraya el investigador principal de este proyecto.

Por lo tanto, “podemos decir que la herencia genética, que es variable en la población europea, influye en la frecuencia en la que los pacientes con lupus tienen artritis y fotosensibilidad”, añade. Sin duda alguna, este estudio podrá servir para comprender mejor el impacto en los pacientes de esta compleja enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *