Aprobado el II Plan de Desarrollo Sostenible de Doñana

SEVILLA, 22 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Gobierno andaluz ha aprobado el II Plan de Desarrollo Sostenible de Doñana, que en sus tres primeros años destinará unas inversiones de 145,3 millones a la dinamización socioeconómica de los catorce municipios de las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla que integran el área de influencia de este espacio natural.

La nueva planificación, que sustituye a la vigente desde 1993, se llevará a cabo en un territorio de 291.300 hectáreas (54.252 dentro de los límites del Parque Nacional de Doñana) y con una población de más de 175.000 habitantes, repartida entre los municipios de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz); Almonte, Bonares, Bollullos Par del Condado, Hinojos, Lucena del Puerto, Moguer, Palos de la Frontera y Rociana del Condado (Huelva), y Aznalcázar, Isla Mayor, La Puebla del Río, Pilas y Villamanrique de la Condesa (Sevilla).

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, el consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, explicó que, a diferencia del anterior, este nuevo plan tendrá carácter indefinido y se desarrollará a través de programas operativos trianuales, revisables cada año, pero con el mismo objetivo estratégico de integrar los procesos productivos y naturales del territorio mediante iniciativas locales generadoras de riqueza y compatibles con la conservación de los ecosistemas.

El primero de estos programas operativos, hasta 2012, recoge 92 proyectos agrupados en seis grandes bloques: estructuras territoriales; equipamientos productivos e integración territorial; reforzamiento de las capacidades de adaptación de la población y de las empresas; recuperación de ecosistemas; cohesión social, e impulso de la imagen de Doñana.

De la inversión total prevista, 75,25 millones corresponden a recursos propios de la Junta de Andalucía, mientras que 60,37 millones procederán de fondos europeos y 9,75 millones de la financiación estatal.

Respecto a las estructuras territoriales, Díaz Trillo expuso que las medidas se centran en reforzar los sistemas de abastecimiento y depuración de aguas residuales y mejorar los servicios de transporte ferroviario y por carretera.

En el primero de estos ámbitos, el plan recoge como prioritarios los proyectos de tratamiento de las aguas residuales de El Rocío y de todos los núcleos urbanos que vierten a la red de drenaje que descarga en las marismas, incluida la cuenca del Guadiamar. Asimismo, se construirán nuevas estaciones depuradoras en Bollullos Par del Condado, Almonte y Rociana.

Por su parte, la mejora del transporte público se concretará en la ampliación de los servicios ferroviarios de cercanías hasta Aznalcázar por Sevilla y hasta La Palma del Condado por Huelva. Asimismo, se realizarán los acondicionamientos necesarios para dotar de una velocidad comercial competitiva a las líneas de autobuses que conectan Sevilla, La Palma del Condado y Almonte con El Rocío y Matalascañas. Ambos proyectos permitirán responder a la creciente demanda de visitas a Doñana y a las playas de su entorno, según expresó el consejero, quien confió en que cada vez haya una mayor demanda de los medios de transporte público.

Las medidas en el capítulo de infraestructuras se completan con la creación de la conexión fluvial mediante trasbordador entre Isla Mayor y Lebrija, adecuaciones

paisajísticas en los entornos de núcleos urbanos y bordes de carreteras, mejoras en la red viaria comarcal, regeneraciones de escombreras y proyectos de eliminación de vertidos incontrolados al litoral.

Para mejorar los equipamientos productivos y la integración territorial, el plan da continuidad a las obras de modernización y reordenación de regadíos que promueve la Consejería de Agricultura y Pesca con el fin de incrementar los niveles de ahorro y reutilización del agua, especialmente en los municipios de la franja fresera onubense (Almonte, Bonares, Lucena del Puerto y Rociana del Condado). Asimismo, se reformarán los centros de visitantes de Bajo de Guía (Sanlúcar de Barrameda), José Antonio Valverde (Aznalcázar), La Rocina (Almonte) y Villamanrique de la Condesa.

En la misma línea de fomento económico, el II plan incluye también medidas para reforzar las capacidades de adaptación de la población local y de las empresas. Entre ellas destaca el apoyo técnico y financiero dirigido a facilitar la realización de estudios de mercado y mejorar los sistemas de consumo de energía. En este último ámbito, se recoge

además un plan para sustituir los vehículos de las administraciones públicas que operan en Doñana por otros de máxima eficiencia y menos contaminantes.

Otros proyectos destacados del plan aprobado son, finalmente, los relativos a la recuperación de áreas naturales degradadas en las zonas aledañas a los territorios protegidos (como las desecadas que han dejado de cultivarse) y al reforzamiento de la imagen de Doñana, con especial atención a los productos de agricultura y ganadería ecológicas, según expuso Díaz Trillo.

GESTIÓN ÚNICA

En líneas generales, el plan sigue los planteamientos de gestión única para los dos espacios protegidos de Doñana y sus áreas de influencia económica. Estos criterios, consolidados tras la asunción de las competencias sobre el Parque Nacional por parte de la Junta de Andalucía, también fueron incorporados a la planificación de carácter ambiental aprobada en 2005 por el Gobierno andaluz y que, entre otras novedades, supuso ampliar en 1.445 hectáreras la superficie protegida.

El consejero resaltó además que el nuevo plan de Doñana ha sido elaborado con un alto grado de participación social a través de la Fundación Doñana 21, en la que se integran representantes de las administraciones central, autonómica y local; entidades financieras; asociaciones ecologistas, y organizaciones sindicales y empresariales. Además de Medio Ambiente, en su despliegue intervendrán otras seis consejerías de la Junta: Economía, Innovación y Ciencia; Obras Públicas y Vivienda; Agricultura y Pesca; Turismo, Comercio y Deporte, y Cultura.

El plan toma el relevo del iniciado en 1993 tras el dictamen del Comité Internacional de expertos que convocó el Gobierno andaluz para superar las tensiones entre desarrollo económico y conservación que entonces se producían en la comarca. El primer Plan de Desarrollo Sostenible de Doñana, el de mayor envergadura aplicado hasta el momento en un espacio protegido europeo, se saldó con unas inversiones públicas de 344,8 millones de euros (financiadas en un 75% por la Unión Europea) en proyectos de infraestructuras, medio ambiente, gestión integral del agua, agricultura, turismo, fomento económico, formación y patrimonio cultural.

Como reflejo de la incidencia de estas iniciativas, durante el periodo de vigencia del plan la comarca de Doñana redujo su tasa de paro en un 42% y eliminó totalmente el diferencial del 27% que en 1993 le separaba del conjunto de Andalucía en cuanto a renta familiar disponible. Para el consejero, los habitantes de la comarca han demostrado en estos años que son los «mejores conductores de su propio destino».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *