L acción humana altera más rápido el planeta que el cambio climático, según un estudio de la Universidad de Cantabria

SANTANDER, 14 (EUROPA PRESS)

La acción humana sobre la superficie terrestre está produciendo cambios más rápidos e intensos que el cambio climático, según concluyen investigadores de la Universidad de Cantabria en un trabajo que han publicado «Science of the Total Environment».

En realidad, el estudio lo que pone de manifiesto es que la existencia de variaciones en el terreno son mayores que el nivel de las variaciones climáticas, algo que finalmente relacionaron con la actividad económica y humana.

En el trabajo, coordinado por el grupo de Geodinámica Externa de la Facultad de Ciencias, han participado investigadores de los grupos de Física Médica y Geografía Física de la UC: Antonio Cendrero, Jaime Bonachea, Viola M. Bruschi, Juan Remondo, Victoria Rivas, José Gómez-Arozamena y Gema Fernández.

Junto a ellos participan en el estudio científicos de cuatro instituciones de Brasil y Argentina, y han llegado a definir lo que denominan un «cambio geomórfico global».

Los investigadores habían observado que en el último siglo se había producido en diversas zonas del norte de España un marcado aumento de la frecuencia de deslizamientos de tierras, y de las tasas de sedimentación (la cantidad de sedimentos que se depositan anualmente en un punto) en las rías y bahías costeras.

Ese aumento no se correspondía con las variaciones climáticas (lluvias), pero sí presentaba una aparente relación con indicadores indirectos de la intensidad de la actividad humana sobre el territorio, tales como el PIB (producto interno bruto), por lo que se planteó como hipótesis que ese tipo de relaciones podrían tener una dimensión global.

Para tratar de comprobar eso, los científicos de Cantabria y sus colegas de Argentina y Brasil han tomado como «laboratorio» la cuenca del Río de la Plata, que con más de tres millones de kilómetros cuadrados es la tercera más grande del mundo.

Así, han extraído sondeos de sedimentos en distintos lugares de la cuenca y determinado las tasas de acumulación, y han obtenido datos sobre la variación de las lluvias y los caudales de los ríos, así como sobre distintos indicadores de la actividad humana en dicha cuenca.

Los resultados obtenidos confirman lo hallado en el norte de España y muestran que la acumulación de sedimentos se ha multiplicado aproximadamente por diez en menos de un siglo, y que esa variación no puede explicarse por la muy pequeña variación de las precipitaciones en el mismo periodo.

Sin embargo, sí se corresponde con la creciente modificación de la superficie terrestre por acción humana, lo que representa lo que los autores llaman un cambio geomorfológico global, muchísimo más rápido e intenso que el cambio climático.

La importancia del aumento de la acumulación de sedimentos es que indica una aceleración de los procesos geológicos superficiales, incluyendo los que se relacionan con riesgos tales como los deslizamientos y las inundaciones.

Los resultados presentados ahora por este grupo, muestran que, muy probablemente, el gran aumento experimentado por esos riesgos naturales (o no tan «naturales», a la vista de esto) en todos los continentes, desde mitad del pasado siglo, se debe mucho menos al cambio climático que al cambio geomorfológico; esto es, a la modificación de la superficie terrestre y la alteración de su dinámica natural, con la consiguiente importancia que conlleva para la prevención y mitigación de esos riesgos.

«Science of the Total Environment», es una prestigiosa revista internacional para la publicación de investigaciones originales sobre el medio ambiente con especial énfasis en los cambios causados por las actividades humanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *