Incendios.- Menor de 47 años, sin estudios ni antecedentes, perfil del pirómano, según la Fiscalía de Medio Ambiente

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Los responsables de los incendios forestales suelen ser menores de 47 años, analfabetos, sin antecedentes policiales y con problemas de salud, según se desprende del “Informe sobre investigaciones científicas relativas al perfil psicosocial del incendiario forestal”, publicado en la Memoria de la Fiscalía de Medio Ambiente correspondiente al año 2009.

En el documento –elaborado por Sección de Análisis de la Conducta Delictiva (SACD) de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil y profesores de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid– también se especifica que suelen trabajar en actividades relacionadas con la construcción de las que se ausentan regularmente, por lo que su rendimiento suele ser regular o bajo.

Además, estas personas suelen vivir en el medio rural, aunque en localidades diferentes a las del incendio, y no conocen al propietario del terreno incendiado ni mantienen relación alguna con él. Durante su detención, se muestran asustados o nerviosos, declarándose responsables del fuego y del incendio.

El informe establece cuatro clases de incendio forestal: el agrícola, el ganadero, el forestal (general) y el forestal desde pista. En el caso de los agrícolas, tienden a ser infracciones punibles y tienen lugar en cultivos, cerca de casas o caminos agrícolas, afectando a superficies agrícolas no forestales, pastizales, matorrales, monte bajo o masas forestales poco arboladas, según especifica el estudio. Sus autores suelen ser mayores de 60 años, casados y sin problemas de salud.

En el caso del ganadero, estos fuegos –calificados como instrumentales– se suelen producir en invierno en el interior de masas forestales o en caminos agrícolas, afectando en principio a los matorrales y monte bajo. Los autores suelen ser personas de mediana edad –de entre 36 a 46 años–, empleados autónomos, sociables y con estudios.

Los incendios forestales que comienzan en pistas forestales se producen en verano, sobre todo durante la noche de días festivos, y sus autores suelen tener antecedentes policiales. El resto del perfil es bastante similar al autor del incendio forestal en general, señala el estudio.

SIN SENTIDO, INFRACCION E INSTRUMENTAL

Por otro lado, el documento establece tres tipos de perfiles incendiarios en función del tipo de fuego: sin sentido, por infracción e instrumental. En el caso de “los fuegos sin sentido”, en líneas generales son cometidos por personas de entre 36 y 46 años, asociales, sin pareja, que viven en el domicilio familiar y han tenido un mal rendimiento escolar. A nivel laboral, suelen estar desempleados o, en caso contrario, están ocupados en sectores como la construcción, la industria, la administración o los servicios.

Si estos incendios se producen al anochecer, sus autores pueden ayudar a las labores de extinción aunque, en caso contrario, sí que permanecen por las cercanías. En el caso de los incendios diurnos, no ayudan a la extinción y prenden más de un foco. Además, los autores presentan problemas de salud, y han estado en tratamiento psicológico o psiquiátrico. Es frecuente con cuenten con antecedentes penales.

El perfil de los responsables de los denominados “incendios por infracción”, que se producen durante el día –preferentemente por la mañana o por la tarde– y cuentan con la colaboración del autor en las labores de extinción, suele corresponder a personas que viven en un ámbito urbano.

Estas personas tienen menos de 36 años o más de 46, suelen estar casadas, son sociables, sin problemas de salud y poseen estudios (que pueden ser incluso superiores), sin que en principio hayan tenido problemas de rendimiento escolar, matiza el documento.

A nivel laboral, están empleados en puestos de trabajo cualificados, en sectores industriales, de construcción y de administración, entre otros, por lo que cuentan con buenos ingresos. Tampoco posee antecedentes penales y prenden el fuego haciendo uso de cigarrillos y otros artefactos pirotécnicos.

Por último, el denominado incendio “instrumental”, que se produce preferentemente durante el día (mañana o tarde), cuenta con un solo foco y su autor no ayuda a su extinción. Suelen ser personas mayores de 60 años o de entre 14 a 35 años, con buenos resultados académicos aunque no han superado los niveles elementales. Pueden tener antecedentes penales y vínculos personales con el propietario del terreno incendiado.

INFORMACION BASADA EN LA REALIDAD

Para realizar este estudio, se realizaron un total de 235 cuestionarios aunque sólo se utilizaron como casos válidos un total de 157 testimonios. De esta cifra, 35 se encontraban privados de libertad, 14 de ellos en situación de prisión preventiva y los otros 21 ya procesados y cumpliendo condena.

En cuanto a la utilidad del estudio, los autores concluyen que, “evidentemente, nunca se llegará a identificar a nadie con esta información, porque las características variables contempladas son generales, marcan tendencias no exclusivas y no facilitan la individualización”. En cualquier caso, señalan que la información presentada se basa “en una parte de la realidad” y que los perfiles descritos “señalan tendencias asociadas a determinadas características”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *