Asturias.-El Principado pone en marcha un programa piloto para mejorar la eficiencia energética en centros de salud

OVIEDO, 12 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Salud, de acuerdo con la Gerencia de Atención Primaria del Área IV del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), puso en marcha un proyecto piloto en el Centro de Salud de La Ería, en Oviedo, destinado a explorar posibilidades para mejorar la eficiencia energética de los Centros de Salud del Principado de Asturias.

El objetivo último de esta iniciativa es comprobar si, utilizando nuevos dispositivos de iluminación, incluyendo los basados en diodos emisores de luz, también conocidos como LED, y controlando la iluminación por procedimientos domóticos, es posible conseguir una mayor eficiencia energética, según informó el Principado a través de una nota de prensa.

Para ello, se ha procedido a cambiar por completo el sistema de iluminación tradicional de toda una planta asistencial del Centro de Salud de la Ería por otro sistema basado en la tecnología LED. El sistema de iluminación del resto del centro de salud cuenta con tubos fluorescentes y pantallas convencionales, ambos sin control electrónico y que generan el consumo energético habitual para este tipo de equipamientos.

Las condiciones que fue preciso tener en cuenta antes de proceder a este cambio fueron que la modificación no supusiera una pérdida de la calidad y calidez lumínica existente y que no fuera preciso realizar obras en la sustitución de los elementos que comprometieran la viabilidad económica del proyecto.

La empresa Sogener fue la encargada de desarrollar este proyecto encargado por la Consejería de Salud. Todos los dispositivos están conectados a equipos informáticos que controlan permanentemente, además del encendido y apagado, la calidad de la iluminación como el gasto energético de cada uno de los equipos de iluminación instalados de manera que se puede obtener una lectura individualizada de los consumos y, en consecuencia, de su eficiencia energética.

DESVIACIONES

Al realizar distintas pruebas con este tipo de iluminación LED se encontraron algunas desviaciones que, por un lado, impedían garantizar la temperatura de color adecuada para determinadas pruebas diagnósticas, como los exámenes de la piel de los pacientes. Por otro lado, las especificaciones técnicas teóricas dadas por los fabricantes no coincidían con las mediciones reales tomadas tras la instalación de las luminarias.

Para solucionar estos condicionantes, la empresa optó por rediseñar el sistema de iluminación aplicado a pantallas LED y Downlight LED, desarrollando un nuevo chasis y difusor en el que se incrustaron las luminarias, para adaptarlo a los huecos existentes y mejorar la difusión de la luz.

Los tubos instalados contienen un 38 por ciento menos de cristal y fósforo que los fluorescentes convencionales. No emiten radiaciones, gracias a que se minimiza la descarga electromagnética, con lo cual también se reduce el parpadeo, habitual en los tubos fluorescentes. Con este rediseño se lograron calidades de intensidad de luz y color conforme a la normativa vigente y que, además, resultan adecuados para el uso sanitario. Se alcanzó un rango lumínico idéntico y, en algún caso superior, al de otras plantas, con una reducción de consumo importante y sin la alteración del color, algo que es muy importante en el ámbito sanitario.

En la planta en la que se ha puesto el nuevo sistema de iluminación se están logrando en estos momentos reducciones de consumo del 37 por ciento en comparación con el resto de las plantas del centro de salud de la Ería que continúan con el sistema de iluminación de fluorescentes clásicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *