Garmendia advierte de que, “sin más ciencia e innovación”, Europa no podrá conservar “sus actuales liderazgos”

Lebal (CE) defiende mejorar la financiación de la innovación y eliminar los “cuellos de botella” que hay en Europa para innovar

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, afirmó hoy en Bilbao que, “sin más ciencia e innovación”, y, sobre todo, sin la interacción entre ambas, Europa no podrá conservar “sus actuales liderazgos y, mucho menos, aspirar a mejorar su posición en el Concierto internacional”.

Garmendia realizó estas reflexiones en el acto de inauguración de la Conferencia “Los retos de la Innovación en Europa”, uno de los eventos previstos durante la presidencia española de la UE y que se celebra en el Palacio Euskalduna de Bilbao. Las conclusiones de este encuentro se trasladarán al Consejo de Competitividad del próximo 25 y 26 de mayo.

La ministra afirmó que el mensaje sobre una sociedad y una economía europeas más basadas en el conocimiento no es nuevo, pero sí lo es “su urgencia”. En este sentido, indicó que la economía del conocimiento ya no es una opción, sino que es la “única salida sostenible para nuestro desarrollo futuro”.

Garmendia indicó que, en los diez años transcurridos desde la formulación de la Estrategia de Lisboa, ha habido muchas transformaciones y se ha atravesado una convulsión, en forma de crisis económica, que, a su juicio, debe servir a Europa “para despertar de un letargo que los indicadores elegidos en la Estrategia de Lisboa revelan con claridad, especialmente en lo que se refiere al ámbito de la I+D”.

En este sentido, manifestó que la Estrategia de Lisboa “no debe considerarse un éxito, pero tampoco un fracaso rotundo”. Garmendia admitió que puede que Europa en su conjunto no haya progresado demasiado, ya que en 2008 el gasto europeo en I+D en relación con su PIB fue del 1,9 por ciento, cifra “prácticamente idéntica” al 1,85 por ciento del año 2000.

Sin embargo, destacó que países como España “han avanzado mucho”, incentivado por los objetivos de Lisboa. En concreto, se ha pasado del 0,91 por ciento de gasto sobre PIB en 2000 al 1,35 por ciento en 2008, lo que supone un incremento del 48 por ciento. Asimismo, apuntó que la solicitud de ayudas para la creación de empresas de base tecnológica se ha disparado durante 2008 y 2009.

NUEVA ESTRATEGIA UE-2020

Garmendia señaló, de cara al futuro, que la nueva Estrategia UE-2020 debe preparar a Europa para nuevos “retos y realidades”, en un escenario geopolítico diferente al del año 2000.

“Un escenario en el que la obsesión por acortar distancias con EEUU cede protagonismo y, por el contrario, se hace más evidente la necesidad de asegurar nuestra posición frente a las economías asiáticas y también frente a otras potencias emergentes como Brasil”, añadió.

En este escenario, subrayó que la Comisión plantea para la próxima década una Estrategia basada en un “crecimiento inteligente, sostenible e integrador”, que debe servirse más de la innovación para impulsar la competitividad y la creación de empleo.

Garmendia defendió la necesidad de dar un “cambio cualitativo” en el modelo europeo de innovación. A su juicio, se está ante una cuestión “verdaderamente estratégica para Europa” ya que, “sin más ciencia y sin más innovación, pero sobre todo, sin la necesaria interacción entre ellas, Europa no podrá conservar sus actuales liderazgos y mucho menos aspirar a mejorar su posición en el concierto internacional”.

En este sentido, aludió al estudio “El mundo en 2025”, presentado por la Comisión Europea el pasado mes de septiembre, que pone de manifiesto que, si no se toman medidas, la mayoría de la ciencia se producirá en 2025 fuera de Europa. En concreto, sólo dos países, China e India representarán un 20 por ciento aproximadamente de la I+D mundial, el doble que su cuota actual.

Garmendia indicó que Europa sólo podrá asegurar su protagonismo en la escena internacional si actúa, en materia de ciencia e innovación, de una manera “más unida y más enfocada en sus retos”. La ministra subrayó que la buena noticia es que este objetivo es “posible”.

Por ello, se refirió a la iniciativa “Unión para la Innovación”, que es el marco en el que va a desarrollarse el Plan Europeo de Investigación e Innovación, que la Comisión presentará previsiblemente en septiembre, para su aprobación en el Consejo Europeo de otoño.

Garmendia destacó el trabajo realizado por la Presidencia española de la UE para la construcción de ese Plan e indicó que esperan poder adoptar en el Consejo de Competitividad de mayo una serie de conclusiones que reflejen los aspectos esenciales que los ministros de investigación consideran más relevantes.

Además, también se refirió a la Estrategia Estatal de Innovación, que forma parte de la Estrategia de Economía Sostenible y que presentarán en el mes de mayo al Consejo de Ministros.

Esta estrategia comprende un conjunto de medidas que se desarrollan en torno a cinco ejes, como son un entorno financiero proclive a la innovacion, que considere instrumentos adecuados desde el sector público pero también desde el sector financiero privado, “con especial énfasis en capital riesgo, mercados bursátiles y financiación bancaria”.

Otros pilares serían el impulso a mercados líderes, mediante la compra pública y regulaciones tractoras de innovación; la internacionalización de la innovación; la difusión de la innovación a escala regional y local y a todo el tejido productivo; y, por último, el eje que hace referencia a las personas como motores del cambio de modelo productivo.

En su discurso, también se refirió al trabajo desde la Presidencia Española para avanzar por consolidar “un Espacio Europeo de Investigación”. “Nos planteamos como objetivo avanzar hacia la supresión de las barreras que existen actualmente en el seno de Europa para la movilidad de los investigadores”, agregó.

Garmendia concluyó que Europa va a salir de la crisis con la “lección aprendida” y es la necesidad de “avanzar más rápido y mejor, no ya para acortar la histórica brecha con los Estados Unidos, sino para quedarnos en el mismo sitio y no perder posiciones ante economías más dinámicas y cada vez también más innovadoras”.

COMISION EUROPEA

En el acto de inauguración, también estuvo presente la directora general adjunta de Empresa e Industria de la Comisión Europea, François Lebal, quien defendió que la “lección” de la crisis económica es que hay que ser “más competitivos” y potenciar la innovación

En este sentido, admitió que no se han cumplido totalmente los objetivos, ya que en Europa no se ha llegado al objetivo del 3 por ciento de inversión en I+D, mientras que Japón y EEUU están haciendo “mejor” las cosas, al igual que China o India.

La representante de la Comisión Europea señaló que, tras la crisis, habrá una nueva economía y destacó que el apoyo a la I+D es clave para una “recuperación más duradera y sólida”. En este sentido, destacó la importancia de la estrategia UE-2020 y de su “buque insignia”, la iniciativa de la “Unión para la Innovación”.

Tras subrayar que se puede impulsar muchos tipos de innovación, no sólo la tecnológica, también destacó el papel de los gobiernos en este ámbito y la importancia de crear un “mercado único real” de la innovación, eliminando los “cuellos de botellas” que existen en Europa para impulsar la innovación.

En este sentido, se refirió a la financiación y a las dificultades que encuentran las empresas europeas para encontrar “dinero” para avanzar en la innovación. Por ello, afirmó que se está trabajando en instrumentos financieros que puedan servir de apoyo a las empresas.

Asimismo, indicó que también se debe trabajar por la simplificación de los programas y porque en Europa se avance al mismo ritmo. Lebal concluyó señalando que hay un “desafío tremendo” y subrayó la importancia de la cita prevista en octubre para que los gobiernos y jefes de Estado debaten sobre investigación e innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *