Investigadores asturianos determinan los riesgos cardiovasculares que el ejercicio intenso puede provocar

El trabajo ha obtenido el tercer Premio Nacional de Medicina del Deporte, patrocinado por Cajastur

OVIEDO, 20 (EUROPA PRESS)

El grupo de investigación asturiano formado por Gracia Valcárcel, Nicolás Terrados, y Rafael Venta, determina en su trabajo «Nuevos efectos del ejercicio físico y del entrenamiento en los factores de riesgo cardiovascular emergentes», que el ejercicio físico intenso puede provocar algunos riesgos cardiovasculares.

Los resultados del estudio «abrirán una línea de futuro importante para los deportistas que entrenan de manera profesional», según indicó hoy en declaraciones a Europa Press Terrados. Este trabajo afianza una teoría que complementa a la creencia general de que el ejercicio intenso aporta beneficios cardiovasculares.

Así lo determinó el grupo de investigadores en el marco de la entrega de galardones del Premio Nacional de Medicina del Deporte que se celebró hoy en Oviedo, y donde obtuvieron el tercer puesto dotado con 1.500 euros.

Se trata de una convocatoria organizada desde 1998 por la Universidad de Oviedo a través de la Escuela de Medicina del Deporte y con el patrocinio de Cajastur, y que en su edición de 2010 ha recibido 18 trabajos.

El premio ha logrado adquirir «gran prestigio en la comunidad investigadora», según indicó durante su intervención en la entrega de premios el director de Relaciones Institucionales y Asuntos Sociales de Cajastur, César José Menéndez Claverol.

Por su parte, el director de la Escuela de Medicina del Deporte, Miguel del Valle Soto, repasó la trayectoria de los galardones «que han reunido a los mejores grupos de investigación en materia de deporte de España».

«Cinética de la homocisteína y las vitaminas implicadas en su metabolismo en respuesta a un ejercicio agudo a diferentes intensidades en individuos jóvenes sedentarios», obtuvo el primer premio de esta convocatoria, dotado con 6.000 euros.

El trabajo premiado extrae como principal conclusión que el ejercicio no tiene efectos negativos como factor de riesgo a través del hiperhomocisteinemia, si la dieta y costumbres son saludables.

El trabajo fue realizado por un equipo internacional de investigadores coordinados por Eduardo Iglesias y Natalia Úbeda de la Facultad de Farmacia de la Universidad San Pablo-CEU.

El segundo premio, de 3.000 euros, fue para el trabajo titulado «Programa de ejercicio físico durante la estancia hospitalaria del trasplante de progenitores hematopoyéticos en niños». Esta investigación analiza los efectos de un programa de entrenamiento físico combinado (aeróbico y fuerza) de baja a moderada intensidad durante el periodo de hospitalización de niños (7-8 años de media) con cáncer de alto riesgo sometidos a trasplante (TPH) de médula ósea, cordón umbilical o sangre periférica.

Los resultados demuestran que este tipo de actividad física no tiene efectos perjudiciales para la recuperación y produce grandes beneficios sobre la recuperación física y sobre parámetros bioquímicos como las células inmunes de estos niños inmunodeprimidos.

Este trabajo también fue realizado por un equipo internacional de investigadores bajo la coordinación de Alejandro Lucía de la Universidad Europea de Madrid.

Todos los trabajos premiados se expondrán hoy a partir de las 16.00 horas en el Salón de Actos del Centro Cultural de Cajastur de Oviedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *