Los cardiólogos apuestan por las redes de atención global del infarto

GIRONA, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente de la sección de Cardiopatía Isquémica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), José Barrabés, aseguró que para tener un buen manejo del infarto y actuar de manera «rápida y eficaz» ante los enfermos es «esencial desarrollar y potenciar las redes de atención global regional del infarto».

Este es uno de los principales temas que se discutirán estos días en el XIV Simposio Internacional de Cardiopatía Isquémica que acoge la ciudad de Girona.

En una entrevista con Europa Press, Barrabés reconoció que todo este tema tiene que estar muy bien «planificado y organizado». «Saber dónde hay que llevar a un paciente, en qué hospital podrán atenderlo con más capacidad y rapidez es básico para las cardiopatías isquémicas», aclaró.

Para ello, hay que tener a los pacientes distribuidos en el territorio y que ellos sepan a qué hospital o centro tienen que dirigirse en caso de infarto, explicó. Además, existen dos cosas básicas: «Controlar al paciente con una atención muy rápida por si hay complicaciones y desobstruir la arteria taponada». Por ello, tienen que estar coordinados los médicos de cabecera, las ambulancias y los hospitales.

Así, según el paciente y el primer diagnóstico será esencial decidir de qué manera destapar la artería, si vía medicación o con una angioplastia o catéter, describió el doctor Barrabés. Además, la distancia a la que se encuentre el paciente del hospital más cercano con capacidad de desobstruir la arteria, también puede ser esencial para evaluar si es mejor tratar el infarto con medicación o mediante catéter.

LA CARDIOPATÍA ISQUÉMICA EN MUJERES

Otros de los principales temas a tratar con atención durante el simposio, aseguró Barrabés, es la cardiopatía isquémica en la mujer –se hará una mesa redonda específica sobre el tema–. La mujer presenta peculiaridades diferentes al hombre, principalmente que este tipo de enfermedad es menos común en las mujeres y aparece a avanzada edad. «Te encuentras ante una paciente mayor, con otros problemas condicionados por la edad, son más frágiles», describió el doctor.

Asimismo, el rendimiento de las pruebas diagnósticas no es de la misma eficacia en hombres y mujeres, reconoció Barrabés. También hay «menos información» sobre la efectividad de los tratamientos en ellas, están menos representadas. «Todo esto hay que debatirlo y trabajarlo es esencial», declaró.

Según estimaciones, la cardiopatía isquémica afecta a un millón de personas en España y provoca 120 muertes a la semana en Cataluña –en toda España, 770–.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *