Investigadores estadounidenses hallan un gen relacionado con la inflamación que causan las alergias a los alimentos

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Hospital Infantil de Filadelfia, en Estados Unidos, han identificado la primera mayor localización de genes responsables de un severo, y a veces dolorosa, alergia denominada gastroenteritis eosinofilica. Esta enfermedad puede causar pérdida de peso, vómitos, ardor de estómago y dificultades para comer una amplia variedad de alimentos. El estudio se publica hoy en la edición “on line” de “Nature Genetics”.

Antes de realizar un estudio amplio relacionado con el genoma, este equipo descubrió que la gastroenteritis eosinofilica estaba ligada a la región del cromosoma 5 que incluye dos genes. El posible culpable sería el gen “TSLP”, que presenta unos niveles de actividad más alta en niños con esta enfermedad que en sujetos sanos. Además, el “TSLP” ha sido relacionado antes con alergias inflamatorias, como el asma o la dermatitis atópica.

Según el doctor Hakon Hakonarson, director del Centro de Genómica Aplicada en el Hospital Infantil de Filadelfia y líder de este trabajo, “este gen es un firme candidato, por su papel biológico en las inflamaciones alérgicas”.

La gastroenteritis eosinofilica, reconocida recientemente como un problema de salud, ha aumentado su incidencia en los últimos 20 años, como ha ocurrido con el resto de alergias, situándose al menos en un afectado por cada 10.000 habitantes. Sus consecuencias son inflamación e hinchazón en el esófago, acompañados de altos niveles de células inmunes denominadas eosinófilis.

Puede afectar a pacientes de cualquier edad, pero es más frecuente entre hombres jóvenes que tienen en su historial otras enfermedades alérgicas como el asma o el eczema. La gastroenteritis eosinofilica suele descubrirse primero en niños con dificultades con la alimentación.

En este trabajo, los investigadores realizaron un análisis de 181 muestras del Centro

Cincinnati, que compararon con cerca de 2.000 muestras de control sanas del Hospital Infantil de Filadelfia (CHOP, por sus siglas en inglés). Después repitieron los iniciales descubrimientos con muestras adicionales de ADN de pacientes con gastroenteritis eosinofilica y de control del CHOP.

Los resultados apuntaron hacia el cromosoma 5q22.1, que contiene el gen TSLP. Este gen contiene el código genético para producir la citoquina, una proteína que regula la respuesta inflamatoria que se da en las enfermedades alérgicas.

Dado que los niños con gastroenteritis eosinofilica son a menudo alérgicos a varios tipos de alimentos, ellos podrían ser limitados a una fórmula elemental sin muchas comidas sin proteínas, lo que permitiría resolver sus síntomas con el tiempo. Los médicos entonces pueden realizar test para determinar que alimentos pueden o no comer estos pacientes.

Según el alergólogo Jonathan M. Sperge, coautor de este estudio, “es la primera vez que se descubre una asociación genética con esta enfermedad y ahora que hemos encontrado una vía genética, esperamos que los médicos puedan eventualmente intervenir a través de ese camino y descubrir un nuevo tratamiento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *